CincoSentidos

El 'renting' tienta a los particulares

Si hace al menos 25.000 kilómetros al año, cambia de coche cada cuatro o cinco años y lo tiene muy cuidado, con todas las revisiones pasadas y sin arañazos, a usted le interesa alquilar el vehículo mejor que comprarlo'. Así define Jorge Bautista, director de marketing de ING Car Lease, a los potenciales clientes particulares del renting o alquiler a largo plazo. Xavier Oms, responsable de marketing de Caixa Renting añade otra clase de interesado: aquel a quien, aunque no haga tantos kilómetros, le guste cambiar de coche por imagen.

El renting está muy extendido entre las empresas, en especial las grandes, cuyas flotas de automóviles están todas en alquiler. Abonan una cuota fija al mes por el vehículo cuyo propietario es la empresa de renting. El usuario solamente costea la gasolina, todo lo demás se incluye en la cuota: seguros, impuestos, averías, mantenimiento...

Pero hace un año y medio el interés de algunas empresas de renting es captar clientes entre los particulares. 'Los interesados eligen el coche que quieren, incluso el concesionario, los complementos opcionales, los kilómetros que quieren hacer al año y el plazo (entre uno y cinco años) por los que quieren contratar el coche', explica Oms.

La Caixa contrató en tres meses 300 Smart con una cuota de 240 euros al mes

Como una letanía, en el sector se resalta una de las ventajas del renting frente a la compra: 'Al tener una capacidad de compra tan grande, conseguimos descuentos que pueden rondar entre un 5% y un 20% en la adquisición de los coches y hasta un 50% en la contratación de servicios, seguros, talleres, etc. Y eso repercute en una menor cuota'. Todos los fabricante de coches realizan los descuentos; sólo algunos, como Mercedes, no hace precios especiales, y sólo en algunos modelos.

Y es que el mercado de renting empieza a estar maduro y los particulares, y en especial los profesionales autónomos, son los nuevos nichos de negocio. Sobre todo estos últimos, que pueden desgravarse la cuota del renting del impuesto de la renta. 'El interés de los particulares por el renting está creciendo mucho, por lo que en La Caixa lo estamos promocionado', declara Oms. En la entidad catalana se han inventado el reclamo del coche del mes. 'Este mes promocionamos el Audi 3. En noviembre, diciembre y enero ofrecimos un Smart por 240 euros de cuota al mes. Captamos 300 clientes de los que ocho de cada diez eran particulares' aclara Oms.

Pero el interés por los clientes físicos, no jurídicos, no es idéntico en todas las empresas de renting. 'Es un negocio claro para bancos y cajas que disponen de una gran red de oficinas y un gran número de potenciales clientes. O incluso, para las financieras de las marcas de automóviles que pueden captar clientes particulares en sus concesionarios', matiza Bautista. En cambio, las empresas de renting independientes siguen volcadas en las empresas. Apenas un centenar de los 10.000 coches propiedad de ING Car Lease está contratado con particulares. Sin embargo, en La Caixa uno de cada diez coches que se contrata es para un particular.

Respecto a las financieras de los fabricante de coches hay disparidad de estrategias. En el caso de Master leasing, de General Motors, han optado por no contratar renting con particulares por entender que el riesgo de morosidad es más alto. En cambio, en Atesa, de Citroën, declaran estar muy interesados en el cliente particular.

Más barato si se hacen las cuentas

'El renting, si se hacen las cuentas correctamente, puede salir económicamente rentable' sentencia Jorge Bautista, de ING Car Lease. Con ello da a entender que a la hora de comparar el coste de alquilar un coche o comprarlo se deben comparar servicios homogéneos. 'En ING sólo realizamos las revisiones en los talleres oficiales y las ruedas que ponemos son de primera calidad. Si se opta por el taller de un primo o recambios de mala calidad o seguros distintos a los nuestros es posible que las cuentas no cuadren' aclara.

Según los cálculos que han realizado en ING, a igualdad de servicios, al cabo de cuatro años, contando el coste del coche y del mantenimiento, el renting sale más barato. El ahorro puede superar los 2.000 euros.

Pros y contras

Gastos bajo control. En el renting se incluyen todos los gastos (menos gasolina y lavado, como dicen en el sector): seguros (a todo riesgo con o sin franquicia), asistencia en carretera, impuestos (matriculación, IVA y circulación), reparaciones por averías o mantenimientos periódicos (ruedas, revisiones).

Servicios. Hay empresas de renting (ING) que disponen de teléfonos para facilitar todos los trámites relacionados con el coche.

Contras. Alta penalización si no se cumple el plazo contratado, lo que en la práctica obliga a mantener el coche aunque se quisiera cambiar. El vehículo nunca es en propiedad.