CincoSentidos

Broadway a la madrileña

Unos opinan que todo cambió cuando José Sacristán se subió al escenario para interpretar El hombre de La Mancha en 1997, cuyo productor, Luis Ramírez, falleció ayer; otros consideran La Bella y la Bestia (2000) el punto de inflexión y el pistoletazo para el género musical en España. Los más memoriosos se retrotraen a los ochenta para recordar Glups o Mar i cel en Barcelona.

De cualquier forma, la evidencia cae por su propio peso. Madrid tiene en cartel cinco musicales de tres productoras: Luis Alvárez (Queen, teatro Calderón), CIE Stage Holding (Cats, El fantasma de la ópera y Cabaret) y Spektra (Siete novias para siete hermanos, teatro Amaya). El fantasma de la ópera (Lope de Vega), va por los dos años, los 700.000 espectadores y más de 35 millones de euros recaudados. Un filón para productores, directores y nuevos actores que ven en los repartos amplios de los musicales una oportunidad para entrar en escena.

Los estrenos de la próxima temporada han comenzado a perfilarse. Ester, de 26 años, esperaba su turno el pasado 22 de abril en el casting madrileño de Cantando bajo la lluvia, segundo proyecto de la productora de Joan Lluís Goas, Spektra Entertainment. Llevaba 15 días ensayando una canción, repasando las escenas del clásico de Stanley Donen y algunos pasos de claqué. Otros 800 aspirantes esperan ser los elegidos. Las productoras reconocen que el reto es encontrar al artista completo, que sepa bailar, cantar y actuar.

Casi un 35% del público que acude a un musical pisa por vez primera un teatro

El próximo lunes, otra audición. Esta vez en el teatro La Latina para la adaptación al musical de un texto de Mihura, Maribel y la extraña familia. Un espectáculo que opta por el producto de factura española y no por el clásico de Broadway. Mecano, como Queen, tendrá su musical para marzo de 2005 en el teatro Rialto.

Cantando bajo la lluvia, dirigido por Ricard Reguant y con estreno previsto para el 26 de agosto en el Teatro Nuevo Apolo, promete que lloverá en el escenario durante tres minutos lo que ha hecho que Spektra Producciones duplique el presupuesto de Siete novias... hasta 1.300.000 euros. Lejos de los siete millones de euros que CIE-SH invirtió de Cats (teatro Coliseum) o de los cuatro millones de Cabaret (teatro Nuevo Alcalá).

Las producciones más moderadas de Spektra y el montaje diferenciado que ha hecho para la gira Luis Alvárez permiten que sus espectáculos puedan rodar por los escenarios españoles, al contrario que los de CIE-SH. Tanto Alvárez como Goas aseguran que la principal diferencia entre CIE y ellos es que la primera se dedica 'al franquiciado de espectáculos'.

CIE continúa con la importación de grandes títulos gracias a los derechos de la empresa internacional Stage Holding, con la que se fusionó en julio de 2003. Mamma Mía, con canciones de ABBA y cinco años en escena en Londres, será el próximo musical que cuelgue del cartel del Lope de Vega. Todavía les queda por perfilar el reparto, que podría contar con algún miembro de OT.

Los musicales atraen a un público nuevo', se asegura desde CIE-SH. Entre el 30% y el 35% de los que acuden a estos montajes es la primera vez que pisa un teatro. Mientras los espectadores de cine descienden, 11 millones menos que en 2001, el teatro atrae a un número creciente desde 2000: un 11% más de espectadores y un 40% más de recaudación. En la temporada 2000-01, cuando se suele situar el boom del musical, éste ya acaparaba el 22,75% de los espectadores. Luis Alvárez considera esta temporada 'la edad de oro del teatro español', a pesar de la crisis tras el 11-M.

La marca CIE-Stage Holding

Julia Gómez Cora, directora general de CIE-Stage Holding, responsable de espectáculos tan taquilleros como El fantasma de la ópera, reconoce que uno de los secretos de su éxito es el enfoque empresarial que mima, entre otros públicos, al turista. Alrededor de un 50% del público que acude a alguno de sus montajes no vive en Madrid.

El clásico de Andrew Lloyd Webber, Cats ha recibido a un público que en un 62% acude a Madrid expresamente a ver la obra (200.000 espectadores desde diciembre). La mayoría se traslada en avión y el 45% se aloja en hoteles, donde CIE-Stage Holding promociona paquetes culturales con sus musicales. Los conserjes de hoteles son de los primeros en ver los nuevos espectáculos para que sirvan 'de prescriptores a los turistas', asegura.

'Hay que generar el boca a boca del que nos alimentamos'. Otra fórmula que comienza a tener éxito es las representaciones para empresas, enmarcadas en acciones comerciales. Además, cada vez más empresas 'se animan' a enlazar sus marcas a los espectáculos en forma de patrocinios o colaboraciones. Otra opción: publicidad a medida.