Resultados

Los nuevos modelos lastran las ganancias de Volkswagen

Volkswagen culminó su 'pésimo' trimestre, según lo definió el propio presidente Bernd Pischetsrieder a comienzos de marzo. El mayor fabricante europeo de automóviles perdió el 86,9% del beneficio, que se quedó en 26 millones.

Los costes del grupo se incrementaron en 1.400 millones de euros hasta los 19.600 millones. Este incremento, provocado por el lanzamiento de nuevos modelos como el Seat Altea, el Audi A6 el nuevo VW Caddy o el Skoda Octavia, fue la causa del bajo resultado. No en vano, las ventas totales se incrementaron en un 4,6% (gracias, sobre todo, al mes de marzo), y la facturación alcanzó los 21.947 millones, lo que supone un incremento del 6%.

El capítulo de costes es la asignatura pendiente de la compañía. Por ello, Pischetsrieder presentó el pasado marzo el plan ForMotion, con el que la compañía despedirá a 5.000 personas y tratará de ahorrarse 4.000 millones hasta 2005.

El mercado, sin embargo, no acogió con desagrado las cuentas del gigante de Wolfsburg. La cotización repuntó el 0,4% espoleada por el incremento de las ventas en sus principales mercados.

Así, en Europa, las ventas crecieron un exiguo 0,1% hasta 758.000 coches. Asia pacífico, su segundo mercado, experimentó un alza del 3,2% hasta 198.000 coches. Suramérica fue el mercado que más creció, con un repunte del 22,2% en las ventas hasta totalizar 123.000 coches matriculados.

En EE UU, sin embargo, las cosas no fueron tan bien. La agresiva guerra de descuentos de las marcas le restó a VW un 15,5% de sus ventas, y llevó el beneficio operativo a unas pérdidas de 235 millones de euros.

Las marcas agrupadas bajo el paraguas de Volkswagen (VW y Skoda, principalmente) recuperaron un 5,4%, gracias a la mejor aceptación del Golf V'. Las marcas de Audi (Audi, Seat y Lamorghini) cayeron un 0,3%.

'Lo peor del año ha pasado', coincidieron en afirmar ayer varios analistas consultados por la agencia Bloomberg. Y éste fue el mensaje que se esforzó en presentar la compañía ayer. De hecho, Volkswagen prevé una 'considerable mejora de los beneficios' en el segundo trimestre tras el desplome de los tres primeros meses. El responsable financiero de Volkswagen, Hans Dieter Poetsch, afirmó que el beneficio en el trimestre actual 'será considerablemente superior' al del pasado. El directivo añadió que espera que el euro se sitúe este año entre los 1,20 y los 1,25 dólares y que su efecto sobre los resultados sea 'bajo'.

Para todo el ejercicio, la compañía aseguró que no alterará su previsión de vender más coches que en 2003 (poco más de cinco millones de unidades vendidas), y de superar un beneficio operativo de 2.500 millones.