Ley de Calidad

Educación quita la reválida, pero obligará a repetir con dos asignaturas suspensas

El Gobierno aprobará en un plazo de tres a cuatro semanas el real decreto que suspenderá durante dos años la aplicación de las normas de la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) para los próximos cursos académicos; suspenderá la religión como asignatura evaluable, los itinerarios y la doble prueba de acceso a la universidad. Posteriormente, se abrirá un proceso de debate con los agentes educativos hasta octubre, mes en el que, previsiblemente, se tramitará en el Parlamento para que en un año vea la luz la ley modificada.

Después, se modificarán varios desarrollos de la LOCE y las comunidades autónomas elaborarán sus propios decretos, según explicó ayer la ministra de Educación, María Jesús Sansegundo tras el Consejo de Ministros. 'La paralización de dos cursos académicos tiene que ser suficiente para completar el proceso', afirmó.

Sin embargo, las cuestiones que entraron en vigor este curso siguen vigentes, como los nuevos criterios de evaluación y la repetición de curso, que se mantiene con dos asignaturas suspensas. Tampoco se suspende la gratuidad de la educación Infantil, que entraba en vigor a partir de septiembre, porque es un objetivo del Gobierno que toda la población pueda acceder a formación desde los tres años.