Hipotecas

Caja Madrid gana un 7% más tras acelerar las hipotecas

Caja Madrid ganó 155,2 millones hasta marzo, un 7% más gracias, en gran medida, al acelerón de las hipotecas, que crecen por encima de la tasa de aumento de toda la banca. La caja cree que podrá mantener su cartera de participadas con las nuevas normas internacionales de contabilidad.

Mejor de lo esperado' ha sido el primer trimestre, según la caja. El tirón del negocio ha sido clave, sobre todo de las hipotecas. Mientras las cajas en general han frenado estos créditos (crecieron un 19,4% en febrero), la entidad ha pisado el acelerador hasta un aumento del 25,9%, un punto más que hace un año. Y ello pese al reiterado aviso del Banco de España para que la banca relaje la concesión.

Tras ganar cuota a bancos y cajas, cuenta con un 9,16% del mercado. Aunque el riesgo está controlado y la morosidad se redujo del 0,80% al 0,72% en un año.

La prioridad es estar donde haya negocio, por eso Caja Madrid no tiene intención de ceder terreno en hipotecas pero tampoco olvidar el crédito a pymes (que creció un 15%) por el que están apostando sobre todo los bancos.

En cuanto a las perspectivas, la caja mantiene que el beneficio crecerá en torno al 8% este año, como en 2003.

En la cuenta, la aportación de dividendos compensó el impacto de los bajos tipos en el margen de intermediación y lo hizo crecer un 4,4%, en vez de un 2,4% sin ese efecto. Destaca también la merma en los resultados de operaciones financieras (un 36,2%) por la mala evolución de las inversiones en renta fija. Mientras, los gastos sólo aumentaron un 1,8%, fruto de la inversión en tecnología para ahorrar costes.

Sobre las nuevas normas internacionales de contabilidad (NIC), objeto de honda preocupación en la banca porque se aplicarán en 2005, la caja está tranquila. Cree que el límite de anotarse sólo los resultados de empresas en las que se controle al menos un 20% provocará 'movimientos' en las carteras de participadas de bancos y cajas, que pueden suponer un 'perjuicio' para las empresas, según un portavoz de Caja Madrid. Pero la entidad confía en que la medida se aplique en dos tiempos y que no haga variar su cartera. Otras entidades, como La Caixa -en la que la aportación de esta cartera pesa el 75% del beneficio bruto- tendrán que reorganizarla.

Todo depende de la circular del Banco de España sobre la norma, pero a la hora de decidir si eleva o rebaja el peso en una empresa la caja tendrá en cuenta no sólo la aportación de la participada en la cuenta, sino el fondo de comercio pendiente (diferencia entre el valor pagado y el contable).

El alza del 25,9% en las hipotecas choca con el freno general en el resto de cajas

Negocio Las previsiones para el año, sin cambios

Menor empuje en las comisiones

El negocio crece con fuerza pero las comisiones no han sido esta vez la partida más dinámica, como en otras ocasiones. Los ingresos por esta partida se elevaron sólo un 1,6% ante la ausencia de negocio no recurrente (operaciones en mercado de capitales) que se contabilizó en el primer trimestre del año pasado. Sin este efecto, el capítulo habría crecido un 19,4% y un 33,4% en grandes empresas, con tirón destacado en seguros (un 41,8%).

Al ritmo justo para cumplir el plan 2006

La caja ganó un 1,67 puntos de cuota en depósitos, débitos y cuentas (recursos de clientes en balance) y controla ya el 6,97%. Es el ritmo justo para avanzar los 0,60 puntos de cuota que la caja se impuso con el plan 2006 en octubre. En créditos, especialmente en hipotecas (donde la caja no ve aún claro el fin de la escalada) ganó mercado a bancos y cajas. Destaca el aumento del 22,9% en cuentas corrientes (7,3 millones de euros).

Plusvalías latentes de 200 millones

La cartera de participadas que cotizan acumula unas plusvalías latentes de 200 millones, según la caja, que no da el dato de variación con respecto al año pasado. La aportación en la cuenta de las empresas en las que posee participación creció un 9,1%, hasta 75,8 millones, y ayudó a elevar el resultado. Los pilares: Endesa (controla un 5,01%) el holding asegurador que comparte con Mapfre y la inmobiliaria Realia (que tiene al 50% con FCC).