Telefonía móvil

Vodafone gana a los socios de Xfera un laudo por su desinversión

Vodafone ha conseguido hacer negocio donde todos los demás han fallado: en Xfera. La británica ha ganado el laudo a los accionistas españoles, que han tenido que comprar su participación heredada de Mannesmann a precios de burbuja.

Cuatro años ha tardado en dirimirse el conflicto que enfrentaba a los socios de Xfera con Vodafone por la participación de la británica en la inactiva compañía española. Pero al fin los tribunales han tomado una decisión y, el 19 de enero, la corte arbitral de Ginebra dictaminó que Vodafone tiene derecho a vender su capital en Xfera a un precio muy ventajoso para ella.

El resultado es que los actuales accionistas de una operadora en estado de congelación y sin plan de negocio a futuro conocido han tenido que aumentar su participación a una valoración del 100% de Xfera que ronda los 450 millones de euros. En concreto, los socios han pagado a Vodafone cerca de 14 millones por un porcentaje que comenzó en el 6,99%, pero que se había diluido con el tiempo al entorno del 3%.

Pago por accionista

Así se deduce de la información que aporta Abengoa en su informe anual, donde afirma que se ha visto obligada a adquirir un 0,17% de Xfera por 760.000 euros. Con estas proporciones, ACS habría tenido que desembolsar casi cinco millones, el pago de Teliasonera rondaría los dos millones, mientras que Alba estaría en el millón y medio y Abertis en los 1,3 millones.

Estos desembolsos contrastan con las cifras de Xfera y con los últimos movimientos realizados en el capital. La operadora perdió cerca de 67,4 millones el año pasado, según las cifras de la sociedad individual publicadas en la memoria de uno de sus accionistas, Alba. La gran mayoría de sus socios ha dejado a cero el valor de su participación en Xfera, como reflejo de las incertidumbres que rodean al proyecto, y la salida de Vivendi -por la que se repartió el año pasado su 26,3% del capital- se pactó al precio simbólico de un euro.

Con estos precedentes, no es extraño que Vodafone asegurara ayer desde Londres sentirse 'satisfecha' con el dictamen arbitral.

Las conclusiones del laudo ponen punto final a un proceso que comenzó en enero de 2000, antes incluso de que Xfera ganara su licencia de UMTS. Y la clave del litigio está en que Vodafone nunca debería haber sido su socia. Pero Mannesmann sí formaba parte del consorcio que se formó para pujar por la cuarta concesión del nuevo móvil y cuando la británica la compró se encontró con una participación totalmente incompatible en Xfera, puesto que ella es dueña de Vodafone, adjudicataria de otra licencia.

El gran error de Vivendi y otros socios de Xfera fue firmar una opción de compra sobre las acciones de Vodafone e iniciar el proceso de adquisición. Cuando quisieron parar los acontecimientos, Vodafone se negó y exigió el precio acordado en arbitraje. Para empeorar las cosas, Vivendi tuvo que abandonar el año pasado el capital de Xfera por problemas financieros. Sus acciones de vendieron por sólo un euro, pero los compradores se vieron obligados a asumir tanto sus deberes como sus obligaciones, y entre estas últimas estaba la de hacer frente de forma proporcional a los resultados del laudo de Vodafone. Así ha sido.