Salario mínimo

Caldera pretende subir el SMI sólo para las empresas

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, insistió ayer en que el Gobierno elevará el salario mínimo interprofesional (SMI) de forma escalonada a lo largo de la legislatura, hasta situarlo en 600 euros, pero no precisó cuándo comenzará a aplicarse el incremento.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, añadió que el Ejecutivo está de acuerdo con los agentes sociales en la necesidad de desvincular la evolución del SMI de algunas prestaciones que ahora se fijan en función del mismo, pues si no sería imposible desde el punto de vista presupuestario el aumento comprometido. Es decir, que la nueva cuantía sólo serviría como referencia salarial de entrada en las empresas. El ministro reiteró que la reducción de la temporalidad es el objetivo más importante en materia de empleo, al que 'dedicaremos nuestros mejores esfuerzos', y subrayó que la precariedad impide que 'demasiados jóvenes y mujeres puedan ver realizadas sus expectativas'. Para aumentar la contratación fija explicó que 'la mejor receta es la formación', ya que cuando un trabajador está bien cualificado su vínculo con la empresa se refuerza.