Subida

El Ibex cede el 1,1% ante la expectativa de tipos más altos en EE UU

La comparecencia del presidente de la Reserva Federal ante el Congreso de EE UU ratificó lo que el mercado esperaba. Alan Greenspan reconoció que subirá los tipos 'en algún momento', pero sin especificar cuándo. Esta ambigüedad habitual en él se recibió con caídas en Europa y subidas moderadas en EE UU.

El presidente de la Reserva Federal dijo ayer que la economía de EE UU ha entrado en un período de expansión más vigorosa que podría requerir unas tasas de interés más altas para mantener la inflación a raya. El libro beige de la Fed publicado horas más tarde apoyaba estos comentarios al recalcar el crecimiento económico en el país y el moderado aumento de precios.

'La tasa de fondos federales debe subir en algún momento para evitar que las presiones inflacionarias surjan eventualmente'. El presidente de la Fed, con su maestría habitual, ratificó lo que el mercado venía anticipando desde hace semanas ante la fortaleza de los últimos datos económicos.

'Lo que no queda claro es cuándo va a subir los tipos pero hay un cambio evidente en el sesgo ahora que descarta la fase deflacionista' explica Jordi Falgueras de Gaesco Bolsa. El tono de Greenspan continúa siendo neutral pero el cambio de matiz frente a discursos anteriores prepara al mercado para próximas intervenciones.

Las Bolsas europeas retrocedieron sin excepción aunque cerraron alejadas de los mínimos del día. El Ibex, la peor entre las grandes plazas, cedió un 1,11%. El Dax se dejó el 0,86%; el Cac cedió un 0,8% y el Footsie perdió el 0,64%.

En Estados Unidos la reacción de las Bolsas fue más dispar. Los buenos resultados de empresas como Motorola, Ford o SBC Communications pesaron más en el ánimo de un mercado que ya descontaba subidas de tipos. El Nasdaq ganó un 0,86% y el Dow Jones cayó el 0,03%.

La Reserva Federal parece confirmar que las subidas de tipos serán graduales y moderadas, algo que se recibió con relativa calma en el mercado. 'Greenspan moderó su discurso ayer respecto al de la víspera ante el Senado al asegurar que los riesgos de deflación han desaparecido' explica Arlo Carrió de Sabadell Banca Privada. El Ibex perdió la cota de los 8.300 puntos pero está tan sólo un 1,9% por debajo del máximo anual.

'La reacción del mercado no ha sido mala. Una subida de tipos es en teoría malo para las Bolsas pero el poder decir que la crisis está zanjada puede tener el efecto contrario. ' comenta Josep Prats de Ahorro Corporación.

'El mercado ya había anticipado que se producirían subidas de tipos. Ahora hay que esperar a ver hasta que niveles llega para descontar esta expectativa. Para el Ibex podríamos hablar de niveles de entre 7.800 y 7.900' añade Oscar Germade de Consors.

La deuda modera los retrocesos

El presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, moderó su discurso ante el Congreso ayer al asegurar que la inflación aún no es un riesgo. El mercado interpretó que las subidas de tipos de interés no serán tan inminentes y esta percepción tuvo una clara repercusión en la evolución de la deuda.

El bono a 10 años recuperó terreno tras la fuerte caída de la víspera, lo que provocó que su rentabilidad, que se mueve a la inversa cayera hasta el 4,43%.

Greenspan sorprendió al mercado el martes cuando en su intervención ante el Senado aseguró que las compañías están preparadas para subir precios. El temor a una intervención de la Reserva Federal en el muy corto plazo por la amenaza de la inflación provocó fuertes retrocesos en los bonos de EE UU. El título a 2 años, el más sensible a la política monetaria de la Reserva Federal, fue el que más sufrió. En concreto cayó un 5,74% lo que situó la rentabilidad en el 2,156%. En la sesión de ayer estos títulos también recuperaron y cotizaban a 2,17%.

En Europa la deuda, sin embargo, siguió afectada por la expectativa de subidas de tipos de interés en EE UU. Los matices del discurso de Alan Greenspan no impidieron las caídas aunque estas fueron inferiores a las registradas el martes.

El bono español a 10 años cedió el 0,36% lo que provocó que su rentabilidad subiera al 4,238%. La rentabilidad del bono alemán, por otra parte, cerró en 4,15%.