Ocupación

Hoteles de Madrid y de costa bajaron precios para llenar en Semana Santa

España recogió en marzo los mismos turistas que en el mismo mes de 2003, es decir, 3,3 millones. Estas cifras suponen que el ritmo de llegadas se ralentizó respecto a anteriores meses del año. En paralelo, hoteleros de Madrid y de costa reconocen que tuvieron que reducir sus tarifas (un 9%) para salvar la Semana Santa.

La patronal hotelera dice que la pasada Semana Santa fue muy similar a la de 2003. 'Se ha acentuado la tendencia a reservar a última hora, pero no se han observado grandes cambios tras los atentados del 11 de marzo', dice José Guillermo Díaz Montañés, presidente de la Confederación Española de Hoteles.

En marzo llegaron a España 3,3 millones de turistas, la misma cifra que en marzo de 2003, según la última encuesta de movimientos turísticos en frontera (Frontur). Esto significa que el ritmo de llegadas se frenó respecto a anteriores meses.

La ocupación cae un 20%

El comportamiento de la demanda no ha sido homogéneo y ha variado en los diferentes destinos. La patronal hotelera de Madrid reconoce que muchos establecimientos tuvieron que recurrir a una bajada de tarifas del 9% para elevar la ocupación durante los días festivos. Los efectos de los atentados del 11-M y el mal tiempo meteorológico originó desconfianza entre los turistas, y la ocupación cayó un 20% con respecto a la Semana Santa de 2003', explica Díaz Montañés.

También la sobreoferta hotelera 'propició ese descenso de ocupación pese a registrar un 23% más de turistas que en marzo de 2003, según Frontur', explica Jesús Gatell, presidente de la patronal madrileña. En la costa, muchos de los establecimientos independientes tuvieron problemas de ocupación, por lo que también redujeron precios, en algunos casos hasta el 20%.

En Baleares, hubo 'descalabro de ventas ', según Pere Cañellas, presidente de la federación en Mallorca, quien aseguró que el 95% de la planta hotelera estará abierta el 1 de mayo. En el resto de destinos de interior, la actividad se mantuvo en los mismos niveles de 2003. En las estaciones de esquí y casas rurales la ocupación fue superior.