Acto de apertura

El Rey inaugura la VIII Legislatura apelando a la unidad de los demócratas contra el terrorismo

El rey Juan Carlos ha presidido este mediodía la solemne sesión de apertura de la VIII Legislatura de las Cortes Generales en la que, ante diputados, senadores y representantes de las altas instituciones del Estado, ha dado oficialmente inicio a la actividad ordinaria de Congreso y Senado tras las elecciones del pasado 14 de marzo.

El monarca ha iniciado su tradicional discurso recordando a las víctimas del 11-M y llamando a la unidad de los demócratas contra el terrorismo. Asimismo, ha pedido consenso para las "eventuales adaptaciones" que se quieran hacer de la Constitución, que debe ser "tolerante" e "integradora", que "sume en lugar de restar", ya que "en nuestro Estado hay sitio para todos", ha asegurado.

La sesión, en la que también estuvieron presentes la Reina, el príncipe de Asturias y el resto de la familia real, ha sido la primera ocasión en la que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los nuevos ministros se han sentado en el banco azul del hemiciclo del Congreso. La titular de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, no ha acudido a la cita al encontrarse en Luxemburgo.

Estuvieron presentes también en el hemiciclo del Congreso representantes de las altas instituciones del Estado y varios presidentes autonómicos, así como miembros de todos los grupos parlamentarios. La dirección de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) decidió anoche que los ocho diputados de su grupo parlamentario en el Congreso asistieran a la apertura de la VIII Legislatura, dos horas después de haber anunciado mediante un comunicado que reducirían su participación a un único diputado. También ha estado presente en la ceremonia el lehendakari del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe.

Los Reyes, que llegaron a las inmediaciones del Congreso precedidos por el Escuadrón de Lanceros de la Guardia Real, fueron recibidos en la Carrera de San Jerónimo por el presidente del Gobierno, acompañado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Antonio Moreno Barberá. Tras recibir honores por parte de un batallón de los tres ejércitos, pasar revista a las tropas y saludar a los presidentes del Congreso y del Senado, el Rey accedió al Palacio del Congreso, junto al resto de la familia real, por la Puerta de los Leones, que sólo se abre en estas ocasiones solemnes o durante las tradicionales jornadas de puertas abiertas.

Ya en el hemiciclo, donde sonó el himno nacional, el presidente del Congreso, Manuel Marín, pronunció unas palabras antes de que don Juan Carlos iniciara su discurso. El acto ha concluido con el saludo de los Reyes a los parlamentarios y, de nuevo en la calle, con un desfile militar en honor a don Juan Carlos y doña Sofía.