CincoSentidos

Placeres de la tierra de El Quijote

Los sabores de la tierra de El Quijote'. Con tan sugerente título se presentaba la feria que del 7 al 9 de mayo se va a celebrar en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), preludio de la gran muestra que tendrá lugar en mayo de 2005 coincidiendo con el IV centenario de la publicación de El Quijote.

En la primera edición de este año la localidad ciudadrealeña será un escaparate de los productos alimentarios manchegos (también artesanales) que ya se producían en tiempos del ingenioso hidalgo cervantino, patrimonio gastronómico de Castilla-La Mancha.

La región cuenta con las denominaciones de origen de productos como la miel, el azafrán, el queso y el aceite de los Montes de Toledo, así como denominaciones específicas referidas al mazapán de Toledo, las berenjenas de Almagro, el cordero manchego y el ajo morado de las Pedroñeras.

La nómina se incrementa a la hora de hablar de los vinos, con ocho DO (Almansa, Dominio de Valdepusa -vinos de Pago-, La Mancha, Manchuela, Méntrida, Mondéjar, Ribera del Júcar y Valdepeñas), además de los Vinos de la Tierra de Castilla y los Vinos de la Tierra de la Sierra de Alcaraz.

Y en la lista de espera, más productos y zonas vinícolas pendientes de la preceptiva aprobación ministerial para engrosar los productos con denominación.

Toda esta riqueza gastronómica podrá ser conocida y degustada de primera mano en la feria del próximo mes en Alcázar de San Juan, que además contará con actividades paralelas de teatro, títeres, artesanía; en definitiva, un acto de carácter cultural, turístico y gastronómico. Pero no será más que un aperitivo de lo que supondrá la gran exposición de 2005, con 200 stands, talleres (del vino, del queso, del ocio), catas, maridajes y foros de debate.

La visita a cualquiera de estas dos ferias puede ser la excusa perfecta para acercarse no sólo a los productos, sino también a la cocina manchega, una cocina tradicional, recia y sabrosa. Rural, pastoril, la gastronomía de esta región -tan bien inmortalizada por Cervantes- mantiene su personalidad en platos sencillos y populares.

La simplicidad de unas migas (con sus ajos, sus torreznos y sus chorizos) o unas gachas, la sonoridad de recetas como los huevos a la porreta (con sesos y criadillas), el tiznao (bacalao asado con pimientos), el tojunto (guiso de carne), el atascaburras (puré espeso de patatas con ajo y aceite) o los duelos y quebrantos (huevos con torreznos y chorizo).

Todos ellos conviven con los famosos pistos, las calderetas, las sopas de ajo o las contundentes ollas y guisos varios, donde no falta la caza.

Estos platos aún siguen presentes en los restaurantes y mesones que jalonan toda la meseta manchega.

Cinco ejemplos de cocina manchega

Venta del Quijote. Molino, 4. Autovía de Andalucía km 135. Puerto Lápice. Tel.: 926 576 110. Típica y mil veces fotografiada. Especialidades manchegas y recetas contundentes como la olla de la Venta o el guiso de las Bodas de Camacho (gallina en pepitoria con albóndigas de huevo, pan y jamón). Precio medio: 30 euros.

La Blanquilla. Ctra. Villarrubia de los Ojos-Puerto Lápice km 21,700. Tel.: 926 695 063.

Especialidades locales como morteruelo, migas, duelos y quebrantos, o pelotas de Don Quijote (croquetas de patata con bacalao). Precio medio: 25 euros.

Asador Javi. Poetisa Isabel Prieto, 6. Alcázar de San Juan. Tel.: 926 545 335. Cocina de reminiscencias manchegas puesta al día: migas con cocochas, flan de atascaburras. Menú degustación: 51 euros (8 platos, 2 postres y 4 vinos).

Cueva la Martina. Rocinante, 15. Campo de Criptana. Tel.: 926 561 476. Terraza-mirador junto a los molinos de viento. En la carta, gazpacho de pastor, tiznao y también cocina más innovadora (crujiente de codorniz). Precio medio: 30 euros.

Casa de la Torre. Antonio Machado, 16. El Toboso. Tel.: 925 568 006. Bonito hotel-restaurante en una casona del XVII. Ofrece tres menús de gustación inspirados en El Quijote, maridados con diferentes vinos manchegos, y platos como las sardinas en salsa molinera, el arroz de matanza o los picatostes con arrope y queso. Precio: 30 euros.