Celebración

La Caixa cumple cien años con la voluntad de seguir creciendo

El Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, y la infanta Cristina presidieron ayer el acto central de conmemoración del primer centenario de La Caja de Pensiones para la Vejez y Ahorros (La Caixa). El presidente de la principal caja española, Ricard Fornesa, destacó en su discurso que 'en un futuro esperamos que la entidad siga creciendo con el mismo empuje y calidad' que hasta ahora.

Fornesa remarcó que La Caixa siempre ha tenido vocación de crecimiento, después de haber comprado los bancos de Granada, Canarias y Herrero y varias cajas rurales. Paralelamente, el máximo responsable de la entidad de ahorro, que tenía en la primera línea del auditorio a dos de sus predecesores en el cargo, Josep Vilarasau y Juan Antonio Samaranch, enlazó la reciente formación de un holding para promocionar viviendas de alquiler con la fundación de la entidad, creada para paliar los problemas sociales de principios del siglo XX.

Francesc Moragas i Barret fue el fundador de la entidad de previsión en 1904. Precisamente, el bisabuelo del Príncipe, Alfonso XIII aportó unos 72.000 euros -'mucho dinero para la época', apostilló Fornesa- al capital inicial de la entidad. De la primera oficina, La Caixa ha pasado a contar con una red de 4.735, y de sus primeros tres empleados a los actuales 24.338 trabajadores.

El príncipe Felipe también recordó la participación de Alfonso XIII en el proyecto, y destacó la 'extraordinaria trayectoria' de La Caixa, su capacidad para implicar 'su actividad financiera en objetivos claramente sociales' y la vocación para realizar una gestión profesional.