Irak

Irak enfría el buen inicio de la temporada de resultados

Los buenos resultados empresariales, que despejaron las dudas sembradas por Nokia y Alcoa, se han visto empañados por la guerra en Irak. De esta forma, los mercados estadounidenses abrieron la sesión con subidas, pero se precipitaron hacia terreno negativo en la última hora de negociación. El Dow Jones finalizó con un retroceso del 0,36%. El Nasdaq capeó el temporal gracias a las buenas noticias de Dell y, sobre todo, de Yahoo, de forma que cerró con un alza del 0,13%.

El hecho de que el Viernes Santo sea festividad condicionó buena parte del resultado final. 'Con toda esta violencia en Irak la gente no va a tomar posiciones justo antes del fin de semana', señalaba a la agencia Reuters un operador. El miedo -más que justificado- a un empeoramiento de la revuelta iraquí o a un atentado terrorista masivo llevó a los inversores a plegar velas.

La escalada bélica en Irak, lejos de amainar, pintaba aún peor el jueves, con varios miles de iraquíes marchando a la ciudad rebelde de Faluya, sitiada a su vez por el Ejército de Estados Unidos. La violencia contra la Coalición se ha encendido en la mayoría de las grandes ciudades y algunos medios como The New York Times hablan de revuelta generalizada. EE UU, que minimiza la importancia de los rebeldes, ha anunciado el envío de más tropas. Además, milicianos chiíes amenazaban con asesinar a tres japoneses secuestrados si las tropas niponas no se van.

A primera hora el mercado se fijaba en otras cosas. En Yahoo, que al cierre del mercado del miércoles presentó un beneficio por acción un 18% por encima de las previsiones del mercado y marcó un ascenso superior al 15%. Dell Computer también dio una alegría al mercado al elevar sus previsiones de ingresos para el primer trimestre. Su impulso sobre el Nasdaq fue importante, pero el índice se terminó por desinflar.

También hubo buenas noticias en el plano macroeconómico, pues las peticiones semanales de subsidios de desempleo cayeron a 328.000, el nivel más bajo en tres años. Otro buen dato que, con el paso de las horas, los inversores olvidaron.

El mercado prefirió plegar velas ante un fin de semana largo y la violencia en Irak