CincoSentidos

El tesoro de Tutankamon regresa a Europa

El legendario faraón Tutankamon y sus no menos míticos tesoros están de nuevo en suelo europeo, ahora en Suiza, en una exposición que podrá admirarse hasta el próximo 3 de octubre en el Museo de Antigüedades de la histórica ciudad de Basilea. La muestra está integrada por 120 piezas de la decimoctava dinastía, de ellas una cincuentena de la tumba del faraón adolescente (reinó entre 1361 y 1352 antes de Cristo), que no viajará a ninguna otra ciudad europea. Falta, sin embargo, la famosa máscara mortuoria en oro de Tutankamon, que las autoridades egipcias no han permitido que saliese después de que en una anterior exposición de Berlín resultase dañada.

Hace algo más de 20 años que los tesoros del antiguo Egipto no salían del país, si se exceptúa el préstamo de un centenar de objetos a la exposición que bajo el título de Los Faraones se celebró en Venecia (Italia) hace dos años. Egipto, que ahora intenta que esos tesoros sean su principal atractivo turístico, permitió anteriormente la explotación internacional de su patrimonio, a fin de recaudar fondos con los que financiar la salvación de lugares como Abu Simbel.

La exposición de Basilea permitirá, a su vez, sufragar la construcción del futuro museo arqueológico que se alzará al pie de las pirámides: el alquiler por el Estado egipcio de las piezas que han viajado a Basilea se cifra, según la prensa suiza, en cuatro millones de dólares (3,3 millones de euros), a los que se añade un millón (unos 826.000 euros) para gastos de transporte y de logística.

La idea inicial era mostrar los objetos más significativos del tesoro de Tutankamon, aunque luego se incrementó para presentarlo en un contexto más amplio, incluyendo otras tumbas pertenecientes a la dinastía XVIII (1550-1291 antes de Cristo). La exposición cuenta con verdaderos iconos de la cultura egipcia, como el espacio dedicado a Tutankamon, fallecido en circunstancias no aclaradas a los 18 años, con la reproducción exacta de su tumba que descubrió en 1922 el británico Howard Carter en una expedición financiada por lord Carnavon.

Guía

La visita comienza con la introducción audiovisual, tras la cual se baja por una pequeña escalera a las salas donde se exponen los tesoros procedentes del valle de los Reyes.

Siguiendo un orden cronológico, se pueden ver, entre otras, las piezas descubiertas en la tumba de Amenofis II, que reinó, de 1424 a 1397 antes de Cristo, el mobiliario de las tumbas reales de la decimoctava dinastía, incluidas las de Juja y Tuja, suegros de Amenofis III. El féretro de Tuja no había salido nunca de Egipto.