Desempleo

El paro alemán vuelve a subir pese a las reformas laborales

El desempleo volvió a subir en Alemania en marzo, pese a que los expertos esperaban que las reformas del mercado laboral del Gobierno del canciller Gerhard Schröder comenzaran a dar sus frutos. Según cifras desestacionalizadas (corregidas de variaciones de calendario), el paro aumentó en marzo, por tercer mes consecutivo, en 44.000 personas, hasta 4,344 millones, y por encima de las previsiones.

Sin embargo, los datos no desestacionalizados arrojaron un saldo de 93.600 parados menos que en febrero, hasta 4,547 millones, pero los analistas lo atribuyeron al cambio de estación, un factor que suele animar el mercado laboral. Además, señalaron que si no se hubieran modificado los baremos de estadística de la oficina federal de empleo a principios de año, se habría registrado la cifra más alta desde 1990.

El presidente de la oficina, Frank-Jürgen Weise, dijo que el empeoramiento se debe a la evolución de la economía germana, que no termina de despegar. 'La situación económica vuelve a reflejarse con fuerza en las cifras de desempleo', señaló.

Weise declinó confirmar las previsiones del ministro alemán de Economía, Wolfgang Clement, que espera que el paro se reduzca por debajo de los cuatro millones de personas el próximo otoño. En cambio, el funcionario dijo que 'no se aprecia ninguna mejora de la coyuntura a la vista'.

El Ejecutivo del canciller Schröder ha intentado incentivar la creación de empleo en Alemania reduciendo los costes laborales para los empresarios y la protección frente al despido, pero las medidas no han dejado satisfecho a nadie.

La patronal las considera insuficientes y pronostican que cada vez más empresas decidirán trasladar sus negocios a los países del este de Europa o a Asia, donde los costes laborales son mucho más bajos.

Los sindicatos critican la reducción del Estado de bienestar y consiguieron que medio millón de personas se manifestaran este fin de semana en contra de las reformas.

Los expertos opinan que las cifras del mes de marzo son negativas, pero creen que no hay que sobredimensionarlas.