Índice de Actividad Internacional

Continúa la recuperación suave en la zona euro

Los indicadores mensuales de la euro zona apuntan a una moderada mejora del ritmo de actividad y demanda a lo largo de este año, lo que permitirá alcanzar un crecimiento medio del PIB que se situará entre el 1,5% y el 1,7%, frente al 0,4% registrado en 2003.

Permanecen, no obstante, algunos factores de riesgo: i) la evolución del tipo de cambio euro/dólar; ii) la incertidumbre respecto de si acabarán por materializarse los signos de leve mejoría de la demanda doméstica alemana; iii) la necesidad de que comience un proceso de recuperación progresiva en la generación de empleo.

Como peligros que nacen fuera del área se presentan: a) los potenciales riesgos derivados de los desequilibrios latentes en la economía norteamericana; b) la evolución de los precios de las materias primas; c) el terrorismo internacional.

Los indicadores de la industria han empezado el año consolidando la tendencia de recuperación iniciada a finales del pasado ejercicio.

De octubre a enero, el Índice de Producción Industrial ha superado las previsiones y su crecimiento se ha situado en el 1,1%, lo que supone triplicar la cifra media de 2003.

El buen momento de las carteras de pedidos, totales y extranjeras, apoya una imagen de continuidad en el actual perfil de reactivación, condicionada a que la fortaleza del euro empiece a revertir.

La confianza empresarial del sector servicios también continúa mejorando: en febrero se encuentra a niveles no vistos desde septiembre de 2001, sustentado en el buen tono percibido de la demanda. El sector constructor es el que ofrece menos signos de recuperación.

Desde hace meses se consolida la estabilización en el deterioro del mercado de trabajo: la tasa de paro repitió en enero el 8,8% que registra desde marzo pasado, y el número de desempleados ha desacelerado de forma drástica su crecimiento interanual.

El consumo privado del área, en cambio, muestra signos mixtos. Los indicadores de confianza vienen mejorando desde octubre, y se han acelerando en los últimos meses, pero los indicadores de consumo efectivo siguen muy débiles.