Alemania

La jueza del 'caso Mannesmann' descarta la responsabilidad penal de los seis acusados

Los imputados en el juicio de Mannesmann por presunta gestión desleal, entre ellos el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, podrían ser declarados inocentes, después de que la jueza del caso no apreciara "delitos penales". La Fiscalía acusa a Ackermann y a otros ex miembros del consejo de vigilancia de la operadora alemana de aprobar la concesión de primas y pensiones millonarias a altos cargos para facilitar en 1999 la compra por Vodafone.

Sin embargo, la presidenta del Tribunal, Brigitte Koppenhoefer, no aprecia por el momento que existiera "gestión desleal punible", pues no puede demostrarse "que se diera un incumplimiento grave del deber" de los ejecutivos. Sí cree, no obstante, que las elevadas primas que cobraron los ex altos cargos de Mannesmann en el proceso de adquisición por el grupo británico "son, en parte, inadmisibles, según el derecho de sociedades", ya que fueron contrarias a los intereses de la empresa.

Responsabilidad civil

Un portavoz del Tribunal aseguró que los acusados pueden contar sólo "con condenas de responsabilidad civil". El ex presidente de Mannesmann Klaus Esser, que se sienta en el banquillo de los acusados, admitió que espera ser absuelto. El juicio, que se inició en enero, podría prolongarse hasta el próximo junio.

Según la defensa, estas cantidades estaban justificadas por la labor de los directivos, que durante la resistencia a la OPA del grupo británico lograron disparar el precio de las acciones de la firma. Para los fiscales, los pagos sólo sirvieron para "comprar" el visto bueno a la operación.