Ley de educación

Euskadi y Canarias también dejan en suspenso la ley de educación

La decisión de la Generalitat de Cataluña de dejar en suspenso la Ley de Calidad de la Enseñanza ha sido secundada, de momento, por el País Vasco y Canarias. En esta tesitura, el PSOE anunció ayer que el nuevo Gobierno decidirá antes de que comience el curso escolar qué hacer con la Ley de Calidad y apostó por aplicar una moratoria en el calendario previsto.

El PSOE se ha comprometido a modificar los preceptos de la LOCE, aprobada en diciembre de 2002, que supongan un 'retroceso' -como los itinerarios en la Educación Secundaria Obligatoria- y a devolver el carácter voluntario a la asignatura de religión.

Ante la controversia provocada por la decisión de la Generalitat catalana, la portavoz de Educación del PSOE, Carme Chacón, explicó que la moratoria en el calendario de aplicación de la ley 'tranquilizará las cosas hasta que se produzca una modificación o una derogación' de la norma.

El PSOE, IU y los sindicatos rechazaron esta norma por entender que no sólo no sirve para prevenir el fracaso escolar, sino que puede enmascararlo u ocultarlo, perjudicando a la enseñanza pública. La ley modifica los itinerarios educativos y crea filtros para derivar a los peores estudiantes hacia la Formación Profesional.

Además, la norma omite un plan de financiación que permita conocer de qué forma puede aplicarse en el conjunto del Estado. Todos estos argumentos movieron a los partidos de izquierdas y a los sindicatos a convocar el año pasado movilizaciones contra la ley en toda España.

Las comunidades gobernadas por el PP han expresado su intención de seguir con la aplicación de la reforma educativa, y han calificado de 'ligereza verbal' el anuncio de la Generalitat catalana.