Bolsa de Madrid

El Ibex sube un 3,23% en dos sesiones y prepara la reconquista de los 8.000

El Ibex vuelve a estar cerca de los 8.000 puntos gracias al avance del 3,23% de las dos últimas jornadas. La calma relativa que se respira en los mercados y la firmeza de Wall Street han enderezado de nuevo las cotizaciones.

Los inversores no olvidan, pero lamen sus heridas. Después del terror que arrasó los mercados hace hoy justo una semana, el optimismo vuelve a asomar. El Ibex sumó ayer su segunda jornada consecutiva de ganancias. Ha subido un 3,23% en el periodo, porcentaje que pone a tiro de nuevo el nivel psicológico y técnico de los 8.000 puntos.

Con ello, el índice recupera parte de lo perdido el lunes (-4,15) tras la inesperada victoria del partido socialista en las elecciones generales, pero todavía queda por recuperar otro 4,15% para llegar a los niveles previos de los atentados de Madrid.

El Ibex subió ayer un 1,76% con un volumen de negocio fuerte, pero algo más bajo a sesiones anteriores. Se cambiaron acciones en el continuo por valor de 3.852 millones de euros. Los grandes valores apoyaron el avance. Telefónica, Santander y BBVA sumaron un 2,20%, 3,14% y 3%, respectivamente. Otros valores muy castigados en la primera mitad de la semana como Iberdrola o Endesa ganaron el 1,88% y 0,07%.

El directivo del BCE, Otmar Issing, no cree necesario un recorte de tipos de interés en estos momentos

Pero la empresa que sigue dando más que hablar es Iberia. La aerolínea se revalorizó un 5,04%, que suma al 7,5% del día anterior entre rumores, desmentidos por la propia compañía, que apuntan a una fusión con British Airways.

La tendencia general de los mercados era alcista. Los inversores contaban con el antecedente de Wall Street, que cerraba el martes al alza pese a que el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, aseguró que la creación de nuevos puestos de trabajo sigue estancada. Greenspan se comprometió a mantener los tipos de interés al 1% actual durante el tiempo que sea necesario.

El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Otmar Issing, tampoco parece estar dispuesto a modificar el precio del dinero en la zona euro. En una entrevista concedida a la revista alemana Capital, Issing descartó un recorte 'porque hay más liquidez de la que se necesita para financiar un crecimiento no inflacionista'.

Los resultados de algunas empresas europeas como Munich Re o Vivendi, que tuvieron resultados con pérdidas, pero mejores de lo previsto ayudaron a la trayectoria alcista de las Bolsas, con una subida del 4% en elcaso de la bávara.

Sí influyó positivamente las cuentas de Bear Stearns y Fedex, que afianzaron los avances de Wall Street en la apertura. Las plazas financieras del Viejo Continente replicaron el movimiento y consiguieron subidas cercanas al 2%.

Agitación en la renta fija

El mercado de renta fija estuvo muy nervioso. Los inversores tenían que asimilar por un lado la decisión de Greenspan de mantener los tipos en el 1% el tiempo que sea necesario, y por otro, la publicación del índice de precios al consumidor en EE UU, que subieron a un ritmo más lento en febrero. Así, la rentabilidad del bono a 10 años estadounidense llegó a caer por encima del 0,50% (alcanzando el nivel más bajo en ocho meses). A última hora la trayectoria se invirtió y repuntó un 0,51%.

El rendimiento de los bonos español y alemán cayeron casi un 1%.

Fuerte volatilidad en el euro

La cotización del euro dibujó dientes de sierra durante la jornada, donde la paridad frente al dólar estuvo moviéndose entre las 1,21 y 1,22 unidades.

A última hora de ayer se negociaba sobre las 1,2250 unidades, después de registrar una caída del 0,19%. En los primeros compases del día llegó a apreciarse hasta un 0,12%. El yen proseguía su avance con respecto al billete verde, que cayó un 0,65% frente a la divisa nipona. El ministro de Finanzas de Japón, Sadakazu Tanigaki, dijo que el Gobierno no está intentando debilitar la moneda y que las ventas de yenes son movimientos especulativos.

Balance. Una semana de recuerdo para el mundo y las Bolsas

El 11 de marzo de 2004 pasará a la crónica negra de la historia. Los atentados en Madrid conmocionaron al mundo. La sombra de Al Qaeda sacudió los mercados por el miedo al terrorismo internacional. El Ibex cayó un 2,18% y el resto de los índices por encima del 2%

Un día después del ataque las calles fueron tomadas literalmente por los españoles que se manifestaron en contra del terrorismo. La presión sobre la Bolsa española continuó (-0,98%), mientras que el Viejo Continente repuntaba.

El 14 de marzo se celebraron las elecciones generales más dramáticas de la democracia. La alta participación apuntaba a un vuelco de las encuestas, que daban la victoria del PP, aunque sin mayoría absoluta.

El día 15 el Ibex cayó un 4,15% envuelto en una profunda incertidumbre por el cambio de Gobierno. El miedo al terrorismo volvió a sacudir a los mercados internacionales con descensos superiores al 2%.

El martes el Ibex rebotó un 1,45% tras las palabras del posible titular de Economía, que aseguró que no intervendrá en el mundo económico.