Ruptura

Bruselas sancionará a Microsoft tras fracasar las negociaciones sobre sus prácticas monopolísticas

Mario Monti, comisario de Competencia, dice que ha sido "imposible" dar una salida negociada a los problemas de competencia que ocasiona Microsoft, por lo que la Comisión fijará una sanción el miércoles. Los miembros de la UE ya concluyeron que la empresa abusa de su posición dominante para imponer el uso de sus productos.

La Comisión Europea y Microsoft han dado por rotas las negociaciones que desde hace tres días llevaban a cabo el comisario de la Competencia, Mario Monti, y el presidente ejecutivo del gigante del software, Steve Ballmer. "Simplemente me gustaría informarles de que no ha sido posible alcanzar un acuerdo en el caso de Microsoft", ha dicho a los medios de comunicación el representante comunitario en Bruselas.

Aunque en las últimas horas los medios especializados en tecnología habían recogido filtraciones sobre avances en la negociación, la Comisión no ha podido acordar con Microsoft un compromiso de futuro sobre sus prácticas de negocio, por lo que, según Monti, ha decidido optar una sanción clara que se adoptará el próximo miércoles, lo que a juicio de la UE será bueno para los consumidores y la competencia.

"Propondré [el próximo miércoles]a mis colegas la adopción de una decisión que ya ha recibido el apoyo unánime de todos los Estados miembros", anuncia.

Fuentes cercanas al caso citadas por Reuters afirman que en el marco de las negociaciones, que se desarrollan desde el pasado martes, Microsoft ha realizado varias ofertas a las autoridades europeas. Según estas informaciónes Ballmer propuso ayer a Monti que se obligase a los fabricantes de ordenadores a instalar los reproductores multimedia de la competencia junto al Windows Media Player, presente en el sistema operativo Windows.

Un proceso interminable

El Ejecutivo comunitario tiene abierto un proceso contra el gigante informático estadounidense desde 1998 y el pasado agosto señaló que disponía de pruebas de que la compañía aprovechaba su posición dominante en el mercado para imponerse en el sector de los servidores de gama baja.

Esta semana, representantes técnicos de todos los Estados miembros concluyeron que la empresa de Redmond abusaba de su posición de dominio en el mercado de los sistemas operativos, circunstancia que aprovecha para imponer al mercado su reproductor multimedia, el Windows Media Player.

Fuentes cercanas al proceso señalan que se espera un recurso a la decisión definitiva -que se adoptará el príoximo miércoles- ante los órganos judiciales europeos. Esto retrasará aún más la aplicación de las sanciones previstas por la UE.