Pymes

Inversores catalanes y viticultores crean una bodega en Somontano

Inversores catalanes y viticultores aragoneses se han unido para crear Somontesa, una nueva sociedad que invertirá 1,2 millones de euros en la construcción de una bodega con 15 hectáreas de viñedos propios en las inmediaciones de Barbastro (Huesca). La producción será inscrita en la Denominación Somontano, que ha multiplicado por 20 sus ventas en la última década.

El interés del capital catalán por la denominación oscense se considera muy significativo en medios sectoriales. El Somontano, que se ha especializado en vinos de calidad de gama alta, ha experimentado un espectacular crecimiento, impulsado por la creciente penetración en los mercados exteriores. Este avance coincide con el paulatino declive de la denominación catalana del Penedés, que ha sufrido en 2003 un descenso del 5,9% al 5,3% en su cuota de mercado.

La nueva bodega, en cuyas instalaciones se han invertido ya 600.000 euros, tiene previsto elaborar una primera producción en torno a las 50.000 botellas, de las que el 50% se destinarán a la exportación. Los vinos tendrán como soporte las uvas de los tipos cabernet-sauvignon, merlot y garnacha, variedades tradicionales de la comarca.

La incorporación de Somontesa viene a suponer un considerable refuerzo para una denominación integrada exclusivamente por pymes bodegueras, que están unidas por el objetivo común de popularizar el sello de su comarca. El trabajo en equipo de los 500 viticultores y las 14 bodegas que integran el Somontano ha posibilitado pasar de una producción de 4.241 hectolitros de vino en 1988 a los 135.307 registrados en 2003.

La estrategia de las bodegas del Somontano se ha centrado en la elaboración de vinos de alta calidad a precios asequibles. Esto les permitió aprovecharse de la fuerte caída en las ventas del rioja en las campañas de 1995 y 1999, cuando los precios registraron subidas superiores al 20%.

La frontera psicológica de los cinco euros

Según los expertos, una buena parte del éxito comercial de la Denominación Somontano reside en haber sintonizado con la tendencia de los clientes a consumir vinos de calidad a precios que se sitúan en la frontera de los cinco euros botella.

Una estrategia que los promotores de la nueva bodega están decididos a aplicar a partir del lanzamiento de su primer vino, que se efectuará dentro de este año. Como viene ocurriendo en las otras bodegas de la denominación, que han elegido para su ubicación lugares de gran tradición histórica, la nueva bodega ha optado por el término de Montesa, cuna de una de las principales órdenes militares del Medievo, ligada al auge del Camino de Santiago.

Esta imagen quiere ser transmitida a unos consumidores crecientemente interesados por la tradición.