_
_
_
_
_
CincoSentidos

Dubai cubre a Tiger Woods de petrodólares

El emirato de Dubai decidió cubrir de oro a Tiger Woods. Los organizadores del Dubai Desert Classic, torneo del circuito europeo, le han ingresado en su cuenta cuatro millones de dólares para que el golfista participara en el evento que finalizó el pasado domingo.

Tiger aceptó viajar desde Los Ángeles a Dubai nada más conseguir la victoria en el WGC Accenture Match Play. En Dubai, el montante total ascendía a dos millones y el ganador se llevó un cheque de 333.330 dólares. Woods, por el sólo hecho de participar, se embolsó siete veces más que el vencedor, el también estadounidense Mark O'Meara, más el premio por acabar quinto en la clasificación.

Dubai le ha pagado a Tiger un millón de dólares más del caché que tiene fijado para intervenir en estos torneos que están fuera de su calendario. La situación que se vive en aquella zona y el interés de los hombres de negocios de Dubai por ofrecer al mundo una imagen de normalidad aconsejaron la inversión.

Gracias a la presencia de Tiger, el torneo ha aparecido de forma destacada en los medios estadounidenses. Además, la seguridad en Dubai no debe ser tan precaria cuando aceptó viajar hasta aquella región. Es el mensaje más positivo que ha llegado a EE UU.

Woods, que en 2004 lleva ganados 1,73 millones de dólares en premios en el circuito americano, donde no está permitido pagar a los golfistas cantidad alguna como fijo de salida, triplicó sus ingresos con esta excursión a Dubai.

El golfista californiano no es caprichoso y no pidió nada especial a los organizadores. Claro que contó con la mejor suite en el mejor hotel, vigilancia especial y coches de cortesía. Los gastos generados por su desplazamiento en avión privado desde EE UU también corrieron a cargo de los promotores del trofeo.

Los restantes golfistas, aunque estuvieran mejor clasificados que Tiger, apenas contaron. Toda la atención se centró en el estadounidense, pero sus compañeros ya están acostumbrados a ello y a la mayoría no les molesta. 'Tiger ha revolucionado el golf', dice Miguel Ángel Jiménez, que al final no pasó el corte en este torneo. 'No sólo a nivel deportivo, sino también económico. Con su aparición todo ha cambiado, hemos avanzado 25 años de golpe', dice el jugador malagueño.

Otros jugadores de renombre intentaron sacar tajada de los petrodólares de Dubai, pero erraron su estrategia. Una vez cerraron el trato con Tiger lo demás era accesorio. Así, Jim Furyk, ganador del US Open, pidió 400.000 dólares por jugar el Desert Classic o Justin Leonard 500.000. Ninguna de sus propuestas fue aprobada. El único que sacó algo fue el sudafricano Ernie Els, número tres del mundo, que cobra un fijo de un millón de dólares y que aceptó 500.000 por intervenir en tres ediciones del torneo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_