Informe

Adicae denuncia que un tercio de los bancos vende sin grandes trabas productos confusos

Trasladar al consumidor "de forma desigual" las pérdidas y ganancias de la evolución de la Bolsa. æpermil;sa es la principal conclusión de un informe realizado por Adicae, en virtud de más de 300 denuncias presentadas por usuarios de banca españoles, mayoritariamente contra entidades como BBVA, Bankinter, Banesto y Caja Rural de Valencia, ahora Ruralcaja. El estudio divulgado revela fraudes en la venta de los llamados "contratos financieros atípicos y critica la "laxa supervisión y control" de los organismos españoles por ocasionar "elevadas pérdidas a los ahorradores".

La información trasciende un día después de que se conociera la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Soria que declaró nulo un contrato financiero de estas características formalizado por el SCH. La entidad deberá devolver al demandante los 6.000 euros depositados (más

intereses), por no haberle informado explícitamente de que no era un depósito sino una inversión de "alto riesgo".

En la mayoría de los casos, siempre según la asociación, los contratos estudiados reúnen "de manera ambigua y oscura" requisitos mínimos exigidos, pero Adicae alerta de que a menudo los comerciales de las entidades aprovecharon la confianza de sus clientes y su edad (la mitad supera los 65) para colocar como depósitos sin riesgo productos financieros de alto riesgo. "Estos contratos resaltan un interés fijo para hacer de gancho pero, a lo largo de seis páginas con letra microscópica, desviaban la atención las posibles pérdidas que podían acaecer o la transformación del capital inicial en acciones tecnológicas si su valor, al que estaban vinculados, bajaba más de un 20%", añade.

Millones en pérdidas potenciales

Teniendo en cuenta que cada emisión de estos productos varía entre los 4 y 30 millones, Adicae calcula que existe un amplio número de contratantes que soporta importantes pérdidas potenciales, con vencimientos que oscilan entre diciembre de 2000 y octubre de 2005. "La falta de control y la inexistencia de inspecciones que comprobasen la correcta comercialización de productos tremendamente complejos para el ahorrador medio ha ocasionado fuertes pérdidas que se están materializando dos años después", denuncia, e insta a la CNMV a reforzar la inspección.

Los servicios jurídicos de Adicae estudian los contratos que servirán de base para presentar las oportunas reclamaciones tanto al Defensor del Cliente como a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El mayor número de afectados se ha detectado en la provincia de Valencia por la comercialización de "Depósitos de Alta Rentabilidad" de Caja Rural de Valencia, contra quien la asociación formalizó el 31 de julio de 2003 una demanda civil colectiva que englobaba a más de cien demandantes con pérdidas que totalizaban 2,4 millones.

Igualmente, aconseja a consumidores y usuarios que, ante la menor duda sobre un contrato bancario, se informen en asociaciones de consumidores independientes ya que "se ha podido comprobar que, en un alto número de casos, el personal de las entidades se mueve por objetivos comerciales e incentivos económicos descuidando las correspondientes necesidades de sus clientes".