Sentencia

Declarado nulo un contrato de depósito estructurado del SCH

La contratación de productos estructurados ha estado envuelta en la polémica desde su lanzamiento en 1999. Muchos inversores aseguraban desconocer que tras un contrato de renta fija figuraba una inversión en derivados. La Audiencia Provincial de Soria culpa por primera vez a un banco de ocultar información y declara la nulidad del contrato.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha recibido aluviones de reclamaciones en referencia a los contratos financieros atípicos (también denominados depósitos estructurados). Pero se trata de la primera sentencia en firme que da la razón a un inversor y obliga al banco emisor, el Santader Central Hispano (SCH), a devolver la cantidad depositada, los intereses legales y el pago de los costes del procedimiento.

La Audiencia Provincial de Soria señala que el banco incumplió las obligaciones para la comercialización de este producto y ocultó información relevante sobre las condiciones del contrato. El auto se basa además en 'la desproporción entre las obligaciones de las partes contratantes'. Y es que muchos inversores reclaman no conocer los detalles de lo que contrataban. Los contratos financieros atípicos son según la CNMV 'una imposición a plazo fijo más un producto derivado, normalmente una opción sobre acciones cotizadas'. El riesgo es elevado, al tratarse de un producto derivado y considerando que 'no existe compromiso de reembolso del capital recibido'.

En el caso de la sentencia, Eduardo Sanz Herranz, del bufete Sanz Herranz y López Abogados explica que su cliente invirtió 6.000 euros sin que la entidad del SCH le advirtiese del alto riesgo que asumía. Sanz añade que no se le proporcionó a su cliente el folleto aclaratorio del contrato, algo obligatorio según la circular 3/2000 de la CNMV. El cliente perdió el 40% del valor de la inversión.

SANTANDER 3,20 3,34%

La caída de los mercados financieros y la fórmula de producto derivado trás un interés fijo que favorece a las entidades financieras ha hecho que las pérdidas se acumulen entre los ahorradores. Según la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), desde su lanzamiento en 1999 se han captado más de 6.000 millones de euros y la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) asegura que uno de cada tres bancos comercializó productos referenciados a acciones como si fueran depósitos a plazo fijo. Esta asociación señala que existe una demanda colectiva de 150 clientes contra Ruralcaja que ha sido admitida a trámite. La CNMV dice que el número de reclamaciones en 2003 se multiplicó por cuatro hasta los 180 al aumentarse el número de vencimientos en el año.