Bonos

La renta fija recupera el aliento gracias a la presión sobre los tipos

En el caso del estadounidense con vencimiento a 10 años, el rendimiento ha caído 240 puntos básicos; para los títulos españoles, el descenso es de 170 puntos. A finales de 2003 el mercado daba por muerta la renta fija y por hecha la subida de tipos de interés, tanto en Europa como en EE UU. Pero la situación ha cambiado. Europa y EE UU no terminan de arrancar y Francia y Alemania presionan al BCE para que baje tipos.

La coyuntura para la renta fija es tan favorable que la deuda estadounidense a 10 años ofrece un retorno neto del 2,3%, con un ritmo en tasa anualizada del 16,4%. El S&P 500 acumula en el año una revalorización sin descontar la inflación del 3,3%. El interés de los analistas es en deuda pública. Los fraudes contables y las rebajas de calificación han sepultado todo el brillo de la deuda corporativa.

El canciller alemán, Gerhard Schröder, y el primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, elevaron la semana pasada el ruido político al exigir al BCE que baje los tipos. Las consecuencias de sus declaraciones alejan paradójicamente la bajada de tipos: el euro ha perdido un 1,6% frente al dólar. 'A un nivel próximo a 1,24 dólares por euro cuesta bastante creer que el BCE baje tipos', señala Antonio Villaroya, de Merrill Lynch. 'Por credibilidad, el BCE no debe ceder', apunta Mercedes Camacho, de Safei.

Pero la lentitud del crecimiento tampoco invita a endurecer la política monetaria. 'Mientras no se consoliden el empleo y el poder adquisitivo, no puede haber subida de tipos', afirma Alfonso Gurtubay, de Barclays Bank. Este economista advierte, no obstante, del 'riesgo' que supone una recuperación económica con un grado de apalancamiento muy elevado. 'El 80% del PIB español está endeudado', asegura. Con tipos de interés reales negativos, la liquidez no deja de aumentar y el ciclo de endeudamiento se retroalimenta.

Los analistas descartan entonces que el camino para crecer pase por más bajadas de tipos. Por eso, advierten: 'La posición recomendable es estar corto en bonos, en volumen y en vencimiento, porque el camino más probable para los tipos es de subida', explica Miguel Ángel Martín, de Deutsche Bank PWM.

En EE UU, la dinámica de endeudamiento público añade más factores para la cautela. El propio presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, ha advertido que ya es hora de controlar el gasto público o la consecuencia será una presión mayor sobre los tipos de interés a largo plazo, que añadirá más dificultades a la financiación pública, privada y corporativa.

Financiación asiática

Una pieza clave en el juego de la deuda es Asia y su papel como financiador del déficit público estadounidense. 'Cuando hay subastas de deuda pública en EE UU, un 40% del papel va a parar a los bancos centrales asiáticos', subraya Arlo Carrió, de Sabadell Banca Privada.

EE UU es el país consumista por excelencia, tanto que éste representa dos tercios de la economía. Para mantener la demanda, el país necesita exportar ingentes cantidades de productos y Asia es su proveedor principal, gracias a su bajo coste. Para mantener esa competitividad, la región aprovecha su superávit comercial con EE UU para sostener el dólar comprando deuda americana. Un equilibrio excesivamente dependiente de la política monetaria.

El euro ha reaccionado a los movimientos de Francia y Alemania con una caída del 1,6% frente al dólar

Mercados emergentes: Un riesgo que cada día pierde más lustre

La aplicación de políticas fiscales y monetarias serias en las economías emergentes ha conducido a una mayor estabilidad. La víctima, la deuda. Los analistas creen que el valor que ofrece ya no es interesante.

¦bull; Brasil Es la cuarta parte de la deuda emergente en el mercado. Los avances económicos son notables, pero los desequilibrios sociales y la fragilidad institucional permanecen.

¦bull; América Latina La región depende de sus buenas relaciones con el FMI. Citigroup cree que el beta es demasiado alto para correr el riesgo.

¦bull; Europa del Este Los bonos de los países emergentes han reducido los spreads prácticamente a cero.

¦bull; Asia A la caída del rendimiento se unen los problemas endémicos de la región: dependencia exportadora y morosidad del sistema financiero.