Junta de accionistas

El BBVA vuelve a dar alegrías al accionista

El presidente del BBVA, Francisco González, afronta hoy una junta de accionistas que nada tiene que ver con la de marzo de 2003. Entonces tuvo que rendir cuentas de un año aciago. Aunque se trató de convencer a los inversores de que 2002 fue el ejercicio de la prudencia, del fortalecimiento del grupo y de la transformación estructural, con nueva cultura organizativa, los accionistas lo percibieron de modo muy distinto. Para ellos, 2002 fue únicamente el año en el que se les recortó el dividendo, los beneficios disminuyeron un 27% y la cotización de sus títulos cayó casi el 35%.

Y eso en pleno debate sobre la remuneración de los consejeros y la resaca del escándalo de las cuentas secretas del antiguo BBV.

2003 parece haber recogido los frutos del esfuerzo. Ha permitido dar la vuelta a la situación y pasar de un año de sacrificios para el accionista a otro de recompensas. Así, entre la junta de marzo del año pasado y la de hoy, los títulos del grupo se han revalorizado un 38,75%. Y los accionistas aprobarán unas cuentas con un aumento del beneficio atribuido del 29,5%, hasta 2.227 millones, y una subida del 10,3% en el dividendo total con cargo a 2003.

La junta de accionistas de hoy aprobará las cuentas de 2003, con un incremento del beneficio del 29,5%

La mejoría del entorno macroeconómico, sobre todo en Latinoamérica, y una musculatura comercial más robusta, con una de las ofensivas más fuertes de las realizadas por el sector, ha permitido presentar estos resultados y dibujar un perfil de crecimiento trimestral del beneficio de menos a más.

Además, los responsables del grupo, que en marzo pasado llegaron al Palacio Euskalduna de Bilbao sin hacer los deberes, al incumplir los objetivos de aumentar un 10% el beneficio por acción (bajó un 27,3%) y lograr un ROE (rentabilidad sobre recursos propios) del 19% (se situó en el 13,7%) harán alarde hoy de haber ejecutado en 2003 los compromisos adquiridos con el mercado de situarse en el podio del Euro Stoxx por aumento del beneficio por acción -que crece un 29,5%-, eficiencia -que mejora del 47,6% al 46,6% en términos homogéneos- y ROE, que sube del 13,7% al 18,4%.

Con estos mimbres se sienten en condiciones de repetir machaconamente el mensaje de que 'el crecimiento será la prioridad para 2004', según fuentes del banco que aseguran que 'mejoran las perspectivas para la acción y el dividendo', a fin de cuentas las preocupaciones más inmediatas de cualquier accionista. 'Recuperamos el ritmo creciente de retribución a los accionistas', subrayan.

El grupo se propone 'avanzar en las ganancias de cuota en España y fortalecer la banca mayorista y Latinoamérica, con una aportación cada vez mayor de los beneficios procedentes de México', según estas fuentes. Latinoamérica aportó el año pasado en torno al 30% del beneficio atribuido, la banca minorista en España el 51% y la banca mayorista el 19%.

Los analistas admiten que los títulos del banco tienen aún un potencial de recorrido al alza, en un contexto de mejora general del sector bancario, y basan las mejores perspectivas en un mayor crecimiento económico y en la previsión de un alza de los tipos de interés, que permitirá mejorar los márgenes.

Mercedes Camacho, de Safei, llama la atención, en concreto, sobre 'el potencial vía préstamos a las empresas y la mejora en los ingresos por comisiones gracias al contexto alcista de los mercados'.

La junta aprobará también la eliminación de los blindajes que tiene todavía la entidad para acceder a la presidencia y al Consejo y dará el visto bueno al nuevo reglamento que fija los derechos de los accionistas.

Bancomer, el éxito de la ampliación y el potencial de los títulos

El éxito de la ampliación de capital para financiar la opa para controlar el 100% de su filial mexicana Bancomer, una muestra clara de la confianza de los inversores en la política de crecimiento, será, sin duda, uno de los argumentos estrella de la junta de hoy. La ampliación de capital, por 2.000 millones, ha supuesto la colocación en el mercado de 195 millones de acciones, con un precio de emisión de 10,25 euros. La única queja que podrían tener los accionistas es que la oferta, que se extiende hasta el próximo 19 de marzo y ha contado con la autorización del Gobierno de México, se haya dirigido sólo a institucionales, sin dar oportunidad a los minoritarios.

Pero lo cierto es que la operación ha sido, en líneas generales, muy bien recibida por mercado y analistas.

De hecho, en apenas cuatro horas se captaron los 2.000 millones previstos. Gracias en parte a esta ampliación el BBVA ha conseguido, además, reducir de forma notable la brecha de capitalización que mantenía con su rival, el Santander Central Hispano. A finales del año pasado, la diferencia del valor bursátil del Santander Central Hispano respecto al BBVA llegó a situarse en el entorno de los 10.000 millones de euros, (aproximadamente el valor del Popular). A fecha de ayer, la diferencia de capitalización entre los grupos era de 6.803 millones de euros (37.638 millones de BBVA frente a 44.441 millones de Santander) y los analistas ven todavía algo más de recorrido en los títulos del banco presidido por González. 'La operación es positiva desde el punto de vista estratégico porque aumenta la exposición del grupo a México, un mercado al alza y una de las áreas latinoamericanas de mayor expansión', opina Mercedes Camacho. Su valoración es compartida por otros analistas, que aseguran que la operación tendrá un efecto positivo en los resultados, aunque en principio el efecto ampliación diluye el beneficio por acción.