Ibex 35

La Bolsa firma el mejor inicio de año desde 2000

La Bolsa, que registra el mejor arranque de año desde los tiempos en los que Terra valía más que Santander, ha logrado capear el leve enfriamiento de las últimas sesiones.

La Bolsa, que registra el mejor arranque de año desde los tiempos en los que Terra valía más que Santander, ha logrado capear el leve enfriamiento de las últimas sesiones. Ayer avanzó un 1,09% tras revisarse al alza el dato de PIB estadounidense del cuarto trimestre. Las últimas jornadas habían estado marcadas por un deterioro del sentimiento de mercado, provocado por el enfriamiento de la confianza en ambos lados del Atlántico y la atonía del empleo en Estados Unidos.

Los mercados, no obstante, han controlado la corrección durante semana y pico. El Ibex se mantuvo bien por encima de los 8.100 puntos hasta que ayer el dinero encontró excusas para regresar a la Bolsa. En esta jornada mejoró, con mucho, el comportamiento de otros indicadores europeos gracias, sobre todo, a la banca, que subió más del 1%. Telefónica, por su parte, llegó a ganar un 2,6% tras iniciar la presentación a analistas, pero al cierre las plusvalías se quedaron en el 1%.

El mejor comportamiento del mercado español ha sido una constante a lo largo de los dos primeros meses del año. El Ibex ha amasado una rentabilidad del 6,6%, mientras el Euro Stoxx 50 se queda en el 4,8%. Febrero ha sido menos brillante que enero pero, como también ha sido más estable, ha rentado más. Un 4%, frente al 2,49% del primer mes del año. Ha sido en este mes, además, en el que el Ibex ha sacado ventaja a sus vecinos, pues el Cac francés, segundo mejor índice de febrero, sólo gana el 2,4%.

La capacidad del mercado para absorber sin traumas el enfriamiento de las expectativas, la fortaleza puntual mostrada en sesiones como la de ayer -alzas superiores al 1% son poco habituales últimamente- y el descenso de la volatilidad de los índices muestran la apetencia del dinero por la renta variable. Los analistas señalan que la tendencia es alcista, y sólo el euro quita el sueño, de vez en cuando, a las mesas de negociación.

Cambio de agujas en tipos

Las perspectivas sobre los tipos de interés han dado un vuelco espectacular en menos de dos meses. Si en otoño pasado los operadores cruzaban apuestas sobre cuándo llegaría el primer alza de tipos tanto en Europa como en Estados Unidos -y se hablaba del mes de marzo-, ahora se descarta prácticamente cualquier movimiento en Estados Unidos antes de las elecciones. En Europa, debido al alza del euro, los llamamientos al recorte de los tipos llegan ya desde las principales cancillerías.

Ya no tiene que prometer Greenspan que mantendrá los tipos bajos, pues ya es lo que piensa la Bolsa. Ello supone que los inversores tienen un dolor de cabeza menos. No sólo se mantiene la práctica inexistencia de alternativas de inversión, puesto que los tipos de interés de la deuda se mantienen bajos. Se borra la posibilidad de que el panorama cambie en un futuro próximo, lo que da vía libre a los inversores en renta variable.