Administración autonómica

Las regiones deberán sanear sus cuentas tras incurrir en déficit

Las Administraciones territoriales (comunidades autónomas, municipios y demás entes locales) no cumplieron con sus objetivos de equilibrio fiscal en 2003, primer año de aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Las Administraciones territoriales (comunidades autónomas, municipios y demás entes locales) no cumplieron con sus objetivos de equilibrio fiscal en 2003, primer año de aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

El ejercicio lo cerraron con un déficit público del 0,3% del PIB (0,18% las comunidades y 0,1% los municipios), cuando se habían comprometido a acabar en equilibrio técnico. Aunque el 0,3% es una cifra inferior al 0,4% cosechado en 2002, en la práctica les obligará a presentar planes de saneamiento financiero, tal y como reconoció ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras el Consejo de Ministros.

Pero no afectará a todas ellas. Sólo los Gobiernos regionales y entes locales que hayan incurrido en déficit.

Montoro reclama 'más contención del gasto' y amenaza con no permitir más deuda a las CC AA

Montoro evitó ayer dar la lista de los incumplidores, alegando que, aunque se tienen los datos agregados por parte de la Intervención General del Estado (Igae), aún deben perfilarse los resultados parciales con cada una de ellos.

De esta forma, Hacienda se reserva el resultado de una negociación, siempre difícil con las comunidades, en la que, con los criterios contables sobre la mesa, se debe discutir el estado financiero de cada uno de los organismos y empresas adscritas a estas Administraciones. En ejercicios anteriores se ha llegado, incluso, a acudir a Eurostat (oficina comunitaria que dicta reglas contables) para que mediara sobre la adscripción o no de algunas empresas, de acuerdo con los criterios manejados desde Bruselas.

Sea como fuere, la pelota está ahora en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera (órgano mixto, formado por representantes del Gobierno central y los regionales), que debe examinar el estado financiero de cada comunidad y evaluar los planes de saneamiento que se presenten. El próximo consejo no se celebrará hasta después de las elecciones, con el nuevo Gobierno. Hacienda se reserva el derecho de prohibir futuras autorizaciones de deuda a las comunidades que no muestren planes convincentes. De momento, ayer Montoro advirtió a todas ellas que 'deben realizar una mayor contención del gasto', como ha hecho el Estado central, sin valorar que quizá sus déficit deriven de un modelo de financiación que no les permite autofinanciarse.

El Estado tuvo un superávit del 0,3%

El déficit de las Administraciones territoriales (-0,3% del PIB) ensombrece el superávit de la Administración central (0,6%) presentado el lunes por Montoro. De esta forma, el conjunto de las Administraciones públicas obtuvo en 2003 un superávit global del 0,3% del PIB. Sólo la Seguridad Social alcanzó un superávit (1%) que sirvió para compensar los registros negativos del Estado (-0,4%), comunidades y municipios (-0,3%). No obstante, Montoro presentó ayer el superávit total del 0,3% como un hito histórico, nunca conseguido hasta ahora, 'en un año muy complicado en el que las principales economías europeas estaban en recesión y con graves problemas presupuestarios'.

El titular de Hacienda sacó pecho de la política económica del Gobierno. 'La estabilidad presupuestaria da sus frutos. Es la responsable de 3,5 de los 8,1 puntos de convergencia en PIB per cápita alcanzada con la media comunitaria desde 1995, según las estimaciones que maneja la Comisión Europea', dijo. El peso de la deuda pública se redujo en 2003 hasta el 50,8% del PIB, fruto de los menores tipos de interés.