_
_
_
_
Estabilidad presupuestaria

Las Administraciones públicas cerraron 2003 con un superávit del 0,3% del PIB

España alcanzó un superávit presupuestario de 2.547 millones en 2003 en términos de Contabilidad Nacional, lo que supone el 0,3% del PIB, según las cuentas públicas aprobadas hoy por el Consejo de Ministros y que serán remitidas a la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat). Este superávit es consecuencia de unos recursos no financieros que aumentaron un 6,7%, a 296.117 millones y de unos empleos no financieros que lo hicieron en el 5,6%, a 293.543 millones.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, explicó en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros que estas cuentas son resultado de un superávit de las Administraciones Centrales del Estado del 0,6% del PIB (1% de la Seguridad Social y -0,4% del Estado) y un déficit de las Administraciones Territoriales del 0,3% (-0,2% de Comunidades Autónomas y -0,1% de Ayuntamientos).

Montoro destacó que este superávit "permite avanzar en el crecimiento económico y en la creación de empleo y anuncia nuevas bajadas de impuestos", a la vez que contrasta con los déficits presupuestarios de los principales países comunitarios. La previsión de cierre del año 2003 apunta a un déficit medio en la zona euro del 2,8%, indicó.

El titular de Hacienda también resaltó que se trata de un dato "muy significativo", porque se produce en un año muy complicado, con un entorno internacional incierto en el que la economía española se ha desenvuelto con éxito. Así recordó que la economía española creció en 2003 un 2,4%, dos puntos más que la media comunitaria, y se crearon 485.000 nuevos puestos de trabajo en términos EPA. En opinión de Montoro, el superávit de las cuentas públicas fortalece también el sistema de protección social y garantiza la viabilidad futura de las pensiones a través de la dotación al Fondo de Reserva, que cuenta ya con un total de 15.000 millones.

Convergencia

La estabilidad presupuestaria, dijo Montoro, ha contribuido de forma decisiva a la convergencia de la renta per cápita española con la media comunitaria. En concreto, explica más del 40% de la convergencia lograda por España desde 1996, es decir, 3,5 puntos de los ocho que ha avanzado, desde el 79% del promedio comunitario en 1996 al 87% actual.

También ha supuesto un descenso paulatino de la deuda pública, que se situó en el 50,8% del PIB, muy lejos del 68,1% del año 1996 y casi 20 puntos menos que la media de la zona euro, para la que existe una previsión del 70,4% en 2003. El peso de los intereses de la misma sobre el PIB ha pasado de representar el 5,3% en 1996 a tan sólo el 2,6%.

El ahorro de las Administraciones también ha cambiado drásticamente en estos años, ya que ha pasado de tener signo negativo (-1,2% del PIB) a tener un signo positivo: el 4,6%.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_