Carlos Moreira

'Es un buen momento para negociar con Brasil'

Brasil se ha convertido en un importante foco de atención para las empresas españolas. Son muchos los inversores que ya tienen intereses en ese país latinoamericano y para lograrlo han contado en muchas ocasiones con el apoyo del que ha sido hasta el año pasado embajador de Brasil en España. Después de 35 años de carrera diplomática, Carlos Moreira ha tomado dos decisiones importantes. Una, quedarse en España. La otra, dejar el sector público y pasar al privado e incorporarse como socio al bufete Cremades & Calvo Sotelo. Desde su nueva actividad, Moreira tiene la intención de seguir asesorando tanto a las empresas españolas que quieran invertir en su país de origen como a las brasileñas que deseen entrar en España o Portugal.

Pregunta. ¿Por qué ha tomado la decisión de dejar la carrera diplomática e instalarse en España?

respuesta. Porque me gusta España. De todos modos, estoy muy ligado a Brasil y viajo allí con frecuencia por motivos de trabajo. Estoy allá cada poco tiempo así que no lo siento como si lo hubiera abandonado. Además estaba acostumbrado a vivir aquí porque he sido embajador cinco años y diez meses.

'La Cámara de Comercio Brasil-España estaba casi en desuso y me he propuesto revitalizarla'

'He sido embajador en los años en los que las empresas españolas han descubierto Brasil y han invertido allí'

'Hay que ser capaz de interpretar las noticias que proceden de mi país, porque hay mucho partidismo'

P. Usted dejó de ser embajador de Brasil el año pasado. ¿Tuvo algo que ver la llegada de Lula al poder?

r. No. Esta decisión ya la había tomado antes de las elecciones. Coincidió que era cuando yo cumplía los 35 años de carrera diplomática, que es cuando se te permite mantener los beneficios económicos. Además, los embajadores brasileños han sabido tranquilizar a quienes lo necesitaban sobre el Gobierno de Lula.

P. ¿Le consta que había dudas sobre el nuevo Gobierno entre los empresarios?

r. Lo que pasó con Lula es que la gente vio que llegaba un sindicalista y lo asociaban con Chávez o Fidel. Creo que se han dado cuenta de que no es así. Lula ha mantenido una política de estabilidad de la moneda y otros aspectos interesantes. Eso sí, con un cambio de orientación en política social, que es algo normal. Pero su llegada al poder es un tema muy importante para la consolidación democrática. Si Lula puede asumir el poder sin problemas y sin sustos, la democracia está mucho más fuerte.

P. ¿Qué puede aportar a las empresas que quieran ira a Brasil?

r. El conocimiento de los negocios en Brasil. Y, sobre todo, el ser capaz de interpretar las noticias que proceden de allí. En muchas ocasiones hay que saber interpretar Brasil.

P. ¿Se está refiriendo a los medios de comunicación?

r. Hay un poco de partidismo. En determinadas ocasiones en los medios de comunicación hay interés por dejar bien al Gobierno o al contrario, por dejarlo mal. Por eso la interpretación de la información sobre Brasil es algo muy importante. No hay que creerse que todo está bien o que todo está mal. Hay que saber de donde vienen las informaciones.

P. ¿De qué temas se va a ocupar en el despacho al que acaba de incorporarse?

r. De todos los que tengan que ver con Brasil. Normalmente en los despachos hay divisiones verticales. Es decir, especialistas en derecho mercantil, administrativo, procesal, telecomunicaciones. Yo voy a atender horizontalmente los temas que tengan que ver con mi país, sean de derecho ambiental, mineros, energéticos o de cualquier actividad.

P. La abogacía es algo diferente a la carrera diplomática. ¿No le va a costar trabajo adaptarse?

r. Siempre he estado muy cerca del mundo de la abogacía, de hecho mi padre era abogado por lo que no me resulta una profesión extraña porque la viví en casa.

P. ¿Qué es lo que va a aportar un diplomático como usted a un bufete?

r. Espero que algo aportaré. Por la coyuntura que he vivido, he sido embajador en los años en los que España ha descubierto Brasil y las empresas han tomado una posición allí de primera categoría. Han sido los años de comprometer los negocios. Hoy las inversiones estratégicas en Latinoamérica de las principales compañías españolas como bancos, telecomunicaciones y energéticas están sobre todo en Brasil. Más de la mitad de las inversiones españolas en Latinoamérica están allí y éstas se han hecho mientras yo era embajador. Ahora hago lo mismo, que es favorecer que se hagan negocios, aunque no esté al servicio del Estado sino del sector privado.

P. ¿De qué temas se ocupa en este momento?

r. Estoy llevando varios asuntos. El más reciente, es una joint-venture entre una compañía brasileña y otra española, para la importación de café de Brasil. También estamos ayudando a Prisa Internacional en temas relacionados con la radio en Brasil y a la más importante red de gasolineras de mi país para vender sus activos a una compañía europea. Además representamos a Galp en Brasil para la búsqueda de activos potencialmente interesantes para la compañía. Y, por último estamos en diversas operaciones de carácter inmobiliario, representando al Marqués de Salamanca.

P. ¿Es buen momento para invertir en Brasil?

r. Sí, es buen momento. Aunque China y la Europa del Este son dos de las zonas de desarrollo más importantes en este momento, culturalmente están muy lejos de España. Y el otro foco de interés para los negocios es Brasil, que es mucho más accesible. Además, también ha influido la situación de Argentina y de México para elevar el potencial de Brasil.

Un foro para fomentar inversiones

Además de su actividad como socio en el bufete Cremades & Calvo Sotelo, el ex embajador Carlos Moreira se ha empeñado en resucitar la Cámara de Comercio Brasil-España que, después de sus 75 años de vida, estaba infrautilizada.

¿Qué planes tiene para revitalizar este organismo?

La cámara estaba prácticamente en desuso, pero hace unos meses se ha revitalizado con el apoyo de más de 50 empresarios de primer nivel y con una serie de socios protectores, entre los que se encuentra el grupo Prisa o el Santander y, bueno, todas aquellas grandes empresas que tienen importantes intereses en Brasil. Además, hemos creado un foro de reuniones mensuales a las que acuden estos empresarios y lo cierto es que está empezando a tener una actividad importante.

¿De qué asuntos se encarga la cámara?

Sirve de foro de comunicación y de punto de encuentro para quienes desean exportar, importar o invertir en Brasil. También para saber quién vende, quién compra o quién produce allí y de los sectores que demandan inversión. También sirve para encontrar delegados o representantes.

¿Siempre son inversiones españolas en Brasil?

No, en algunos casos son inversiones brasileñas en España. Es cuestión de poner a gente que tiene intereses comunes en contacto.