Joan Casaponsa

"España acogerá la producción de Túnez"

Poco más de un año y medio después de que estallara el conflicto de Fontaneda, United Biscuits ha decidido reforzar su apuesta por las fábricas que posee en España. La multinacional ha optado por trasladar a la planta de Montornés del Vallés (Barcelona) toda la producción de postres en polvo Royal después de que el pasado mes de noviembre se decidiera cerrar la fábrica de Túnez. De hecho, 'este mismo mes de febrero las instalaciones catalanas empezarán a elaborar la gama de productos que hasta ahora se hacía en el país norteafricano', señala el director general para el sur de Europa, Joan Casaponsa.

Esta decisión supondrá un incremento de la producción del 35% hasta alcanzar las 13.500 toneladas. 'En Montornés se hacen unas 10.000 toneladas a las que ahora se suman las 3.500 que se fabricaban en Túnez y que estaban destinadas principalmente al mercado de Oriente Próximo. Esto se va a seguir manteniendo porque se trata de productos que se venden muy bien en aquellos países, sobre todo en época del Ramadán', comenta Casaponsa.

Además de incrementar la plantilla en 12 personas (ahora hay 89), Montornés del Vallés de convierte en el centro de investigación, desarrollo y producción de postres en polvo de United Biscuits, 'una de las divisiones con mayor potencial de crecimiento', apunta el responsable para el sur de Europa.

'Se han invertido seis millones en cada una de las tres fábricas que hay en España'

Para asumir este reto se han reforzado las instalaciones de Barcelona y se han invertido cinco millones en su modernización. Según Casaponsa, 'había dos posibilidades: invertir en tecnología en Túnez o trasladar la producción a España. Lo primero resultaba más económico por la mano de obra, pero se valoró la cualificación española, el servicio técnico, la mayor capacidad de reacción ante imprevistos y la adecuación de los directivos a la mentalidad de una multinacional'.

United Biscuits también revalida su interés por las fábricas de galletas españolas. 'En nuestro plan industrial, el cierre de la fábrica de Aguilar de Campoo donde se elabora Fontaneda llevaba implícito el desarrollo de las otras plantas en España'. Esto ha supuesto, según el responsable de la filial, unas inversiones de seis millones de euros en cada una de las plantas españolas (la de Orozco, en Vizcaya, y la de Viana, en Navarra) y el desvío a España de parte de la producción de galletas que antes se hacía en otros países.

Por ejemplo, toda la producción de la marca Digestive que se consume en España, así como parte de lo que se destina a otros mercados, se realiza en estas fábricas. También se elaboran algunos productos para el mercado francés como los Matine Sourrire, y para el británico, como los Minicookies. 'Competimos internamente dentro del grupo', añade Casaponsa.

Las cifras

315 millones de euros ha facturado la filial para el sur de Europa (España y Portugal) durante 2003, un 5,2% más que el año anterior.

20,1 millones es el beneficio después de impuestos en 2003. El Ebitda se ha situado en 46,4 millones, un 19,4% más que en 2002.

12,7% se prevé que en 2004 aumenten las ventas. El Ebitda crecerá un 22,7%.

Más galletas Fontaneda de las previstas

Las heridas que United Biscuits abrió en Aguilar de Campoo (Palencia) tras decidir el cierre de la fábrica de Fontaneda tardarán en cicatrizar. Sin embargo, la venta de la planta al grupo Siro ha supuesto un incremento del empleo en las otras instalaciones galleteras de United Biscuits y, sobre todo, el mantenimiento de la producción en la localidad palentina.

Siro produce para United Biscuits las galletas Fontaneda en virtud de un acuerdo firmado hace poco más de un año. La multinacional es la propietaria de la marca, pero subcontrata la producción con Siro. El acuerdo era de 25.000 toneladas en un plazo de tres años que culminaría a finales de 2005, pero esta cantidad se ha alcanzado antes de lo previsto. Según Joan Casaponsa, este tope se habrá superado a final de año.

'La colaboración de los dos grupos es muy satisfactoria y no va a terminar con las 25.000 toneladas que habíamos acordado', señala el responsable de la filial ibérica.

United Biscuits también estudia la compra de otra compañía galletera y no descarta que se cierre alguna operación este año.

40 millones de inversión La filial para España y Portugal

La filial para España y Portugal invertirá este año 25 millones en su plan industrial. 12 millones serán para sus tres plantas, las dos de galletas (Vizcaya y Navarra) y la de postres (Barcelona). Los otros 13 serán para la nueva fábrica de Mérida que se inaugurará a principios de 2005 y sustituirá a la actual de patés. A ello se añaden los 15 millones (un 20,8% más que en 2002) de publicidad y promoción. En total, 40 millones.