Escándalo

Declaradas insolventes siete sociedades de Parmalat en Holanda y Luxemburgo

El Tribunal civil de Parma ha declarado el estado de insolvencia de otras siete sociedades del grupo Parmalat (Parmalat Netherland, Parmalat Finance Corporation, Parmalat Capital Netherland, Dairies International, Parma Food Corporation, Parmalat Soparfi y Olex), cinco de ellas domiciliadas en Holanda y dos en Luxemburgo.

La petición de insolvencia fue presentada por el nuevo equipo gestor de la compañía, que dirige el comisario extraordinario Enrico Bondi, según han apuntado fuentes judiciales. El derecho comunitario estipula que la delcaración de la misma se realice en el país que acoge la sede central de la empresa en dificultades.

La brasileña, paralizada

Por otra parte, la principal unidad brasileña del grupo ha anunciado que ha suspendido indefinidamente la producción, según una portavoz del departamento de comunicación, por falta de materia prima. Parmalat Brasil solicitó la protección de sus acreedores por bancarrota la semana pasada en medio de una fuerte crisis de liquidez.

El Gobierno de Lula estudia ahora medidas para evitar el cierre, lo que acarrearía la pérdida de 6.000 puestos de trabajo, según fuentes oficiales. Si la Justicia lo permite, la empresa podría seguir con su proceso de reestructuración y contaría con un plazo de dos años para saldar sus deudas con los acreedores. El congreso brasileño discute la aprobación de una nueva ley de quiebras, que modernizará los mecanismos legales vigentes para casos

como los de Parmalat. La mayor subsidiaria de Parmalat en Iberoamérica tiene deudas cercanas a 1.800 millones de dólares, principalmente con bancos y proveedores de materias primas.

Investigaciones

El mismo Tribunal de Parma declaró, a finales de diciembre, la insolvencia de la matriz, a la que una auditoría en curso atribuye un agujero provisional de 14.300 millones de euros. En días posteriores se hizo lo mismo con otras firmas del grupo, como Parmalat Finanziaria, Eurolat y Lactis, con 56,6 millones, como había solicitado el comisario para proteger el patrimonio de la sociedad.

Paralelamente, el ministro italiano de Industria, Antonio Marzano, aseguró hoy que antes de que finalice febrero el equipo de Bondi presentará una plan industrial para reflotar al primer grupo alimentario italiano. La Asociación de la Banca italiana (ABI) ha planteado por su parte la inscripción automática de todos los ahorradores que poseían bonos un registro de acreedores, para simplificar el proceso legal de recuperación del dinero.

El presidente de la ABI, Maurizio Sella, comparecerá mañana ante la comisión del Parlamento que investiga la quiebra fraudulenta de Parmalat, con el fin de explicar ésta y las medidas tomadas ante el escándalo financiero.

Suiza bloquea cuatro cuentas por posible blanqueo

Varias cuentas bancarias han sido bloqueadas en Suiza, donde las autoridades investigan el supuesto

blanqueo de capital con relación con el fraude de Parmalat, según ha informado fuentes judiciales. æpermil;stas están vinculadas a cuatro ciudadanos italianos, que podrían haber servido para desviar fondos de la empresa. La Fiscalía judicial de la Confederación helvética abrió una

investigación en enero para determinar las posibles ramificaciones del escándalo en Suiza, donde la firma disponía de al menos dos empresas financieras: Parmalat International y Geslat.