_
_
_
_
æscaron;ltima

El cambio de táctica de De Beers anima el mercado de diamantes

A De Beers, la mayor empresa de diamantes del mundo, su nueva estrategia le ha dado buenos resultados. Al inicio de la década cambió la que había sido su práctica habitual de comprar las gemas de sus competidores para apuntalar precios y optó por animar, por la vía del marketing y la publicidad, la demanda en el mercado minorista. æpermil;ste mueve 44.000 millones de euros. En 2003, todo el sector destinó a promoción 336 millones de euros, el doble que hace dos años.

De momento, De Beers, que vende el 60% de los diamantes en bruto del mundo, ha reducido sus existencias de gemas en 800 millones de euros anuales en los tres últimos años. De forma simultánea ha reducido el número de cortadores de diamantes a los que vende piedras y ha alentado a los clientes a gastar más en publicidad siguiendo la estela del anuncio 'Un diamante es para siempre'. La inversión del sector en marketing, excluyendo De Beers, se elevó hasta los 192 millones de euros el año pasado desde 40 millones en 2001.

Este ejercicio, el grupo augura que la demanda aumentará más rápido que el crecimiento económico y que los precios seguirán subiendo, tras el aumento del 10% registrado en 2003. La iniciativa de De Beers, con sede en Kimberly (Sudáfrica), unida al crecimiento económico en Estados Unidos y Asia, beneficia a quienes compiten en la industria de los diamantes en bruto, cuyo negocio asciende a 6.400 millones de euros. ZAO Alrosa, que produce la quinta parte de los diamantes en bruto del mundo, cifra en un 22% el alza de sus ventas el pasado año. Asimismo, minoristas como Tiffany confirman la creciente demanda de diamantes detectada en las joyerías.

'Es la transición de un mercado controlado por el suministro a un mercado impulsado por la demanda', asegura Chaim Even-Zohar, responsable de la consultoría Tacy de Tel Aviv. 'El mercado de las piedras en bruto está muy activo y todavía hay espacio para considerables alzas en los precios', asegura.

Anglo American, la segunda empresa minera del mundo, y la familia Oppenheimer poseen cada uno el 45% de De Beers, y una empresa del Gobierno de Botsuana tiene el 10% restante. Ernest Oppenheimer, fundador de Anglo en 1917, se convirtió en presidente de De Beers en 1929 y estableció una organización que contuvo los precios comprando las piedras de los competidores. Ahora, la situación ha cambiado.

Los analistas auguran que en el último ejercicio, las ventas de De Beers, que se conocerán mañana, ascendieron a 4.320 millones de euros, por encima de los 4.120 millones logrados en 2002. Otras empresas del sector, como Rio Tinto Group, viven también un momento dulce. Esta compañía ha anunciado que los beneficios del negocio de diamantes crecieron el 79%, hasta los 113 millones de dólares el año pasado.

Asimismo, la demanda en las joyerías durante el periodo navideño, que representa cerca del 40% de las ventas anuales, fueron 'muy alentadoras', según el máximo responsable de Rio Tinto, Leigh Clifford.

Los precios de los brillantes crecieron un 10% el pasado año y el conjunto del sector duplicó los gastos destinados a marketing y publicidad

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_