Divisas

El fantasma del terrorismo en EE UU allana el camino al euro

La debilidad del dólar vuelve a favorecer la cotización de la moneda única, que hacía días que no registraba alzas tan significativas. El euro ha logrado rebasar con mucho la barrera de los 1,25 dólares, pese a la preocupación de las autoridades monetarias europeas, por la aparición de un sobre con ricina en el Congreso estadounidense.

El euro recuperaba esta mañana la cota de los 1,25 dólares perdida la pasada semana. A las 13.00 horas (hora española) llegó a cambiarse a 1,2571 dólares, frente a los 1,2436 de ayer. Al cierre, quedó establecido su cambio oficial en 1,2585.

La moneda única se ha recuperado hoy gracias a la debilidad mostrada por la divisa estadounidense tras las fuertes pérdidas de la víspera, día de escasa negociación, que no se alteró ni siquiera después la publicación del índice de actividad manufacturera en EEUU de enero. Tampoco influyeron las declaraciones del director del FMI, Horst Köhler, que aseguró no estar "excesivamente preocupado" por la apreciación de la divisa europea en los últimos meses.

Pero los expertos achacaron la profundidad del descenso, el más acusado del billete verde en una semana, a la trascedencia de unos análisis que apuntaron a la aparición de ricina en la sede del Senado en Washington, resucitando la psicosis terrorista que produjo el envío de cartas con ántrax a finales de 2001. Según dijo un analista de ABN Amro desde Chicago a Bloomberg, "el miedo al venenoso ricino forzó a los inversores a abandonar sus posiciones en dólares. Las puertas del Senado no se han abierto hoy y las del Capitolio sólo han permitido la entrada de personal autorizado. Como el miedo, el desplome de la divisa frente al euro se ha contagiado a su cambio con la libra británica, el franco suizo y los dólares canadienses, australianos y zelandeses.

MÁS INFORMACIÓN

Mínimo del dólar frente al yen

El dólar registra una nueva jornada de descensos y tocó hoy los 105,30 yenes, un nivel que no veía desde septiembre de 2000 en ningún mercado mundial. Al inicio de la negociación en Asia, las supuestas intervenciones del Banco de Japón amortiguaron, según los expertos, el descalabro de la moneda estadounidense. Pero en cuanto se abrieron los mercados en Europa la presión bajista no se pudo contener y el billete verde bajó hasta los 105,30 yenes.

Según los analistas, el mercado está recogiendo el temor a que Europa reproche al gobierno nipón sus masivas intervenciones para proteger el dólar en la próxima reunión financiera del G-7. De ser así, las autoridades japonesas tendrán que reducir las compras masivas de dólares, lo cual provocará más descensos de la divisa estadounidense, vaticinan los expertos. El euro, por su parte, se negociaba hoy a 131,16 yenes.

El G-7 y las divisas

En las últimas semanas el rally alcista de la moneda única se ha visto frenado por las declaraciones de varios responsables económicos de la zona euro, que han lanzado advertencias sobre las consecuencias que puede tener la sobrevaloración de la moneda única para la economía comunitaria. Pero el interés de la otra gran economía implicada en el vaivén de las divisas, Estados Unidos, podría estar interesada en mantener la debilidad del dólar para reactivar la recuperación.

Así, la política monetaria centrará la reunión que los ministros de Finanzas del grupo de los siete países más industrializados (G-7) mantendrán el 6 y 7 de febrero en Florida. Los analistas esperan que los ministros traten de realizar un comunicado conjunto en el que se advierta de los peligros del excesivo encarecimiento del euro, si bien creen que Estados Unidos se opondrá a suscribir esta declaración.