Inversión

Fondos japoneses gestionados con profesionalidad española

Si se observa el cuadro adjunto se podrá apreciar que los fondos de renta variable japonesa que quedan en las mejores posiciones están promovidos por gestoras españolas: Bankinter, Ibercaja y BBVA. Como en los años más recientes, la Bolsa nipona ha tenido una evolución muy negativa, es normal que acumulen pérdidas en el plazo de tres años.

Desde enero de 2001, el índice Nikkei 225 ha caído un 22%, casi el doble de las pérdidas del fondo BK Índice Japón, y algo más que los otros dos fondos, Ibercaja Japón y BBVA Índice Japón Plus. Las pérdidas del Nikkei 225 a lo largo de los últimos 36 meses parecen moderadas si se las compara con las que ha llegado a tener entre el máximo, cercano a 40.000, que marcó a finales de 1989 y el mínimo de hace diez meses: más de un 80%.

La economía japonesa parece haber encontrado de nuevo la senda del crecimiento económico y sus autoridades están acometiendo finalmente las reformas de todo tipo que necesita el país, a la vez que intentando resolver de raíz el problema de los préstamos incobrables que han tenido a su sistema bancario al borde de una crisis de enormes proporciones.

Entre las enseñanzas que parecen desprenderse de esa recuperación, que serán de gran utilidad, sobre todo si la recuperación se mantiene, está el que no se hayan cumplido los pronósticos que auguraban la entrada de Japón en una espiral deflacionaria que haría contraer fuertemente su PIB. Pues si bien la deflación se ha producido, y se mantiene (los precios siguen estancados o cayendo), y aunque la economía ha pasado por varias fases de estancamiento en los últimos 14 años, la realidad es que no ha tenido lugar nada comparable a lo que se temía en los mercados, para los que la sombra de la Gran Depresión está presente con frecuencia.

Curiosamente, la Bolsa japonesa sí ha sufrido, en cambio, un recorte similar al que tuvo el Dow en los treinta del siglo XX, que fue de un 89%.

¿Cómo ha conseguido el fondo de Bankinter que se menciona más arriba perder en tres años menos que el índice? Si se indaga en su cartera se obtienen pocas pistas, pues lo que se encuentra es un repo hecho con deuda del Estado español. La explicación de esto apunta a que la inversión se está haciendo a través de futuros sobre los índices japoneses, algo que tiene la doble virtud de reducir los gastos y de no incurrir, o incurrir de manera mínima, en riesgo de cambio. No debe olvidarse que aunque el yen, al igual que el euro, se ha fortalecido frente al dólar, lo ha hecho en menor medida que la moneda europea, lo que equivale a una depreciación del 21% del yen frente al euro. La deuda pública puede servir también para el depósito de garantías que exige el operar con futuros. La ratio de información del fondo que estamos comentando es de 0,60, que es el mayor de los que aparecen en el cuadro, y subraya en qué medida los riesgos en que ha incurrido el gestor se han visto premiados con rentabilidad adicional.