Comercio exterior

Coface advierte que la recuperación acelerará las deslocalizaciones

Una evolución favorable de todos los componentes de la demanda contribuirá a dinamizar el crecimiento de la economía española en 2004 que continuará siendo el motor del crecimiento de la UE. Este diagnóstico claramente optimista es el que adelanta el grupo francés Coface, líder mundial del seguro de crédito a la exportación, en su informe anual de riesgo país, que señala también cómo las diferencias regionales en los costes de producción y la diferente evolución de la demanda 'acelerarán los procesos de deslocalización industrial'.

El informe asegura, en el capítulo dedicado a España, que la inversión seguirá 'bien orientada' durante este año por 'la expansión de las obras en infraestructuras facilitadas por el superávit de las cuentas públicas'. Esta fortaleza de la obra pública permitirá compensar la caída de la construcción residencial, 'consecuencia de los excesos en los años precedentes'.

El consumo debería 'mantener su vitalidad' a pesar del fuerte endeudamiento de los hogares, estimulado por la caída del desempleo; mientras que la reactivación de la coyuntura europea 'contribuirá a una nueve aceleración de las exportaciones'.

En este clima de recuperación, Coface destaca cómo el aumento de los incidentes de pago y la siniestralidad empresarial, derivados de la ralentización económica iniciada en 2002, han tenido ya un 'punto de inflexión' durante el segundo semestre del año pasado y esta evidente mejoría 'debería proseguir en 2004'. El informe del grupo asegurador sólo advierte, sin embargo, amenazas serias de quiebras y morosidad en el sector textil y de la confección 'en razón de la presión de las importaciones procedentes de Asia y por la entrada en vigor de una nueva normativa, más severa, sobre quiebras'.

También se reduce el riesgo de morosidad comercial para el conjunto de los países de la UE, donde el informe de Coface apunta que 'el dinamismo de la demanda norteamericana y asiática debería favorecer la reactivación de las exportaciones, incluso a pesar de la apreciación del euro que ejerce una presión sobre la competitividad de la oferta europea'.

Los déficit públicos exigirán todavía políticas presupuestarias austeras, añade el informe de Coface, que insiste en afirmar que 'el Reino Unido y España se beneficiarán, nuevamente, de una crecimiento muy superior al de Francia, Italia o Alemania'.

La coyuntura favorable beneficiará también a los países de la ampliación de la UE, que experimentarán una mejoría global en los pagos de sus empresas, a pesar de lo cual Coface destaca que los incidentes de morosidad e impagos en los países de la Europa central y oriental 'se mantendrán en niveles superiores a los de Europa occidental, reflejando la insuficiente reestructuración de su aparato productivo'.

Repunte de la inversión en telecomunicaciones

François David, presidente director general del grupo Coface, no tiene dudas en afirmar que 'la recuperación está aquí' y ello permitirá restablecer la solvencia de las empresas, como está ocurriendo ya en Estados Unidos, donde se ha producido ya una notable caída de los incidentes de pagos y las quiebras.

A nivel sectorial, las perspectivas son especialmente favorables para la electrónica, la informática y las telecomunicaciones, que 'conocerán un fuerte repunte de la inversión en innovación y renovación de los equipos'. También los sectores de farmacia y la gran distribución 'se beneficiarán de una demanda globalmente sostenida, aunque se incrementarán las presiones para la contención de los precios'. El dinamismo de la inversión y de la demanda mundial impulsará también la actividad en las industrias mecánica, química y de papel; mientras que el sector del automóvil está conociendo ya un crecimiento de la demanda en muchos países, que 'debería perdurar en 2004'.