Opa hostil

Aventis invita a Sanofi a elevar un 50% su oferta o dice que "fracasará"

Tras un rechazo explícito, el lunes, de la opa hostil de Sanofi y la "unanimidad en contra" lograda ayer en la reunión de su Consejo de Supervisión, la opinión de Aventis es clara. Su presidente Igor Landau ha asegurado hoy que dispone de los medios para derrotar la operación de su rival y que a ésta sólo le queda elevar su oferta, de 47.800 euros, un 40 o 50% como mínimo.

La farmacéutica franco-alemana Aventis no excluye ninguna opción para derrotar la oferta de compra (opa) hostil de su rival Sanofi-Synthélabo, a menos que ésta mejore significativamente (entre un 40 y un 50%) el precio propuesto. El resto no interesa a su presidente Igor Landau, quien ha sido hoy más explícito que nunca: la batalla no ha hecho más que empezar y se avecina una "larga carrera de obstáculos".

"Estudiamos todos los guiones sin excluir ninguno", declaró a la emisora Europe 1, salvo una "contra-opa" [de Aventis sobre Sanofi], que "no es" su guión privilegiado. Tal y como se preveía, el Consejo de vigilancia reunido ayer dio su respaldo unánime al rechazo de la eventual fusión, lanzada para hacerse con el primer puesto en el sector europeo y el tercero a nivel mundial.

Analistas y mercados respaldan la idea defendida por Aventis: el precio es bajo, por lo que deberá aumentarlo (el consenso apunta a un 12%) o exponerse a la llegada de un tercero. Ese "caballero blanco", según los expertos, podría ser británico (GlaxoSmithKline), suizo (Novartis) o estadounidense (Lily y Merck). Para Aventis, "todo lo que no esté un 40 o un 50%" por encima del precio ofertado por Sanofi "no es muy interesante".

Decisión de accionistas

Preguntado sobre la inquietud del Gobierno alemán sobre las supresiones de empleo, que la compañía y los sindicatos calculan podrían afectar a 12.000 trabajadores, derivadas de la fusión, Landau hizo hincapié en que la decisión pertenece a los accionistas. Restó importancia al apoyo del Gobierno francés a la perspectiva de una fusión: "Somos una sociedad privada" y "sabe" que "ya no es" en el Ministerio de Economía donde se toman estas decisiones.

Finalmente, criticó la campaña de publicidad lanzada por Sanofi, que justifica su OPA en nombre de la salud y la inversión en I+D, argumentos que han convencido al presidente Chirac de los beneficios de la fusión. "Utilizar la cara de un niño enfermo para hacer una operación financiera me parece que roza los límites", aseveró Landau.