Cajas

Las cajas rurales logran la mayor alza del beneficio desde 1998

Apesar de las presiones de la actual coyuntura, caracterizada por la fuerte competencia en el mercado, el grupo Caja Rural ha continuado 'mostrando un crecimiento muy positivo en todos sus márgenes', de acuerdo con portavoces del grupo.

En 2002, el beneficio neto había sido de 290 millones de euros y el porcentaje de crecimiento de 2003 es el más elevado desde el 9% logrado en 1998.

El margen de intermediación alcanzó 1.303 millones de euros, un 4,7% más que en el mismo periodo del año anterior. La principal causa de esta mejora se debió al incremento de la actividad y, en general, a la buena marcha del negocio. El margen ordinario, por otra parte, se situó en 1.563 millones, con un crecimiento del 8,4% respecto a diciembre de 2002, una mejora a la que ha contribuido el buen comportamiento de los ingresos por comisiones, que han aumentado un 11,5%, y a la recuperación de los resultados por operaciones financieras, que se colocan en 26 millones de euros. El margen de explotación creció un 9,5%, hasta 609 millones de euros, merced a un incremento del 16,5% en el saldo de créditos y del 11,2% en los recursos gestionados de clientes.

Por otra parte, el grupo ha registrado un incremento del 7,8% en los costes de transformación, lo cual debe imputarse a la fuerte expansión realizada en 2003, según el comunicado de las entidades. El año pasado, las rurales abrieron un total de 134 oficinas, superando ya las 4.000 al cierre del ejercicio, con más de 14.200 empleados, un 4,1% más que en 2002.

El grupo Caja Rural ha registrado en el último año un incremento del 12,8% en sus activos totales, que llegan así a 42.700 millones de euros. Las cifras de recursos ajenos captados por las entidades superan los 34.500 millones, un aumento del 11,2% respecto a diciembre de 2002. En lo que se refiere a recursos propios, han superado los 3.300 millones, un 16% más que en 2002.

fusiones La Rural de Granada descarta unirse con la de Córdoba

l El director general de la Caja Rural de Granada, Vicente Matoses, descartó una fusión con la Rural de Córdoba, aunque destacó que los directivos de Jaén, Córdoba y Granada 'hemos mantenido contactos para emprender acciones conjuntas de negocios' y acometer una operación de gran volumen.

l Esta negativa a realizar una fusión con la Rural de Córdoba por parte de la de Granada sigue en el tiempo a la idea de concretar una fusión con Cajamar, la cual ha quedado en el aire. Matoses dijo que ven a Cajamar como 'una competidora más' y que estudian abrir oficinas en Málaga.