Aerolíneas

Ryanair se desploma en Bolsa tras advertir sobre una caída de sus beneficios

La mayor aerolínea europea de vuelos baratos hizo ayer la primera advertencia de caída de beneficios en sus 19 años de historia, lo que provocó un desplome de sus acciones del 30% en la Bolsa de Dublín. Su consejero delegado, Michael O'Leary, dijo que los beneficios de Ryanair podrían verse reducidos en un 10% en el ejercicio 2003-2004 debido a la rápida expansión de la firma y a la continua reducción de precios de sus tarifas para llenar los asientos de su flota de aviones, cuya capacidad se ha incrementado un 50% en el último año.

'Esta es la primera grieta que hemos visto en el modelo de negocio de Ryanair', señaló Kevin McConnel analista de Bloxham Stockbrokers en Dublín. Según McConnel, esto no quiere decir que el modelo se haya agotado, 'sólo que han sido demasiado agresivos', añadió.

O'Leary dijo que su grupo iba a realizar una revisión detallada de sus ya bajos costes para detener el declive de beneficios. El directivo calcula que los rendimientos -o facturación media por pasajero- caerá entre un 25% y un 30% en el cuarto trimestre fiscal que termina a finales de marzo.

La cotización de Ryanair ya se había visto debilitada ante la perspectiva de que la firma sea considerada culpable por la Comisión Europea de haber recibido ayudas ilegales en el aeropuerto belga de Charleroi. La compañía fue superada recientemente por Lufthansa como la aerolínea europea de mayor capitalización bursátil. En el trimestre de octubre a diciembre los beneficios de la Ryanair cayeron en un 5,1%, hasta los 40,96 millones de euros, incluyendo cargas extraordinarias. El número de pasajeros aumentó un 54% y se situó en los 6,1 millones y las ventas ascendieron a 255 millones de euros (+37%).