Suspension de pagos

La filial en Brasil de Parmalat pide suspender pagos

La filial brasileña del grupo Parmalat presentó ayer a las autoridades locales una petición para acogerse a la suspensión de pagos. Parmalat Participaçoes do Brasil y su división Parmalat Industria de Alimentos han recibido una avalancha de demandas de los acreedores desde que la matriz del grupo fue declarada insolvente. La filial en Brasil emplea a 6.000 personas y supone el 10% de los ingresos totales del grupo.

Por su parte, el comisario europeo de Competencia, Mario Monti, comunicó que no aprecia incompatibilidad entre el decreto ley italiano para empresas en quiebra, aprobado por el Ejecutivo a la medida de Parmalat, y la legislación europea sobre ayudas de Estado, por lo que, de momento, no se plantea ninguna investigación. Monti precisó que no implica la concesión de ayudas estatales. La decisión es preliminar, hasta que la norma se integre en la legislación italiana.