Divisas

El IFO impulsa al euro hasta los 1,26 dólares

La publicación de un excelente dato de confianza empresarial en Alemania, que mostró la novena subida consecutiva y el mejor nivel en casi tres años ha impulsado al euro hasta los 1,2618 dólares. Así, la moneda única retoma la carrera alcista frente al billete verde. El Instituto de Investigación Económica alemán divulgó que el índice remontó en Alemania occidental hasta los 97,4 puntos, frente a los 96,9 revisados de diciembre, y dio así cuenta de un fortalecido proceso de recuperación de la mayor economía de la zona euro.

Por otro lado, hoy el subsecretario de comercio de Estados Unidos, Grant Aldonas, ha señalado que su país siempre ha tenido una política de dólar fuerte y que ello no forma parte de una estrategia política.

Además del IFO, la jornada estará marcada por la reunión de la Reserva Federal sobre política monetaria, en la que previsiblemente no decidirá un recorte de los tipos. El precio del dinero está actualmente en el 1% del otro lado del Atlántico, el nivel más bajo en 45 años y, pese a las múltiples presiones que exigen a Greenspan una rebaja, éste no ha manifestado preocupación alguno salvo la asunción de un cierto impacto de los niveles de la moneda única sobre las exportaciones europeas. De igual forma, el BCE ha mantenido los tipos invariables en el 2% desde junio, pese al llamamiento de políticos y economistas que proponen abaratar el dinero para fomentar el crecimiento de los Doce.

Las declaraciones formuladas en Davos por el financiero George Soros no frenaron ayer el repunte de la divisa comunitaria, a pesar de pronosticar nuevas caídas del billete verde durante este año, en lo que opina es una clara estrategia de Washington para fomentar la venta de sus productos al exterior y sustentar así el crecimiento hegemónico. El último dato intertrimestral publicado reflejó un crecimiento del PIB del 8,2%.

El dólar terminó ganando terreno al euro, pese a la publicación de las últimas previsiones sobre el déficit presupuestario de EEUU que, según la Oficina de Presupuestos del Congreso, batirá récords este año y alcanzará los 477.000 millones de dólares. Dicho informe agregó que el déficit podría agravarse si se aprueban nuevos recortes impositivos. A pesar de que el déficit podría reducirse a 362.000 millones, apunta el documento, para el próximo año, a lo largo de los próximos diez los acumulados sumarán 2,4 billones de dólares.

Es probable que el oxígeno le llegara al dólar de manos de la encuesta de UBS y Gallup divulgada ayer sobre el renovado optimismo de los inversores estadounidenses, en máximos de 22 meses, en un crecimiento sostenible que les augura beneficios.