Farmacia

Aventis rechaza la opa hostil de Sanofi por 47.800 millones

La farmacéutica francoalemana Aventis rechazó ayer por unanimidad la opa hostil lanzada por su rival Sanofi por un valor de 47.800 millones de euros. El grupo considera el precio de la oferta 'muy inferior al valor económico' de la empresa. De concretarse, la fusión crearía el primer grupo farmacéutico europeo y el tercero mundial, después de Pftizer y Glaxosmithkline (GSK).

Tras dos semanas de rumores recogidos por la prensa, la farmacéutica francesa Sanofi lanzó ayer una opa hostil contra su rival, la francoalemana Aventis. La ausencia total de negociaciones, tal y como confirmó el carismático presidente de Sanofi, Jean-François Dehecq, sembraron hasta ayer no pocas dudas en su oponente. Pese a que Aventis comenzó a organizar su defensa desde el pasado lunes, fecha en la que la opa comenzó a tomar forma, la prensa gala recoge la convicción de su presidente, Igor Landau, de que el ataque no se produciría.

No obstante, la dirección de Aventis insiste en que la oferta ' no está dirigida contra nadie'. 'Se ha lanzado, al contrario, al servicio de un gran proyecto industrial, la creación de un líder que será número uno en Europa y número tres mundial', tras el norteamericano Pfizer y el británico GSK. La idea de lanzar una oferta de fusión amistosa quedó descartada desde el principio, según la dirección. 'Es mejor confiar la gestión de un proyecto a un solo hombre; si no, al final nadie sabe quién manda y esto perjudica la operación', indicó Dehecq.

Si la operación de compra prospera, se creará el primer grupo farmacéutico por ventas en Europa y el tercero del mundo

Si bien los expertos hacen hincapié en la baja cuantía del precio ofrecido, 48.000 millones de euros, son unánimes al considerar las ventajas de un gigante farmacéutico en Europa, que dispondría del tercer presupuesto mundial en I+D, vector estratégico en el sector.

La operación, que Sanofi espera cerrar en el segundo trimestre, permitirá, además, crear sinergias de 1.600 millones de euros (realizables en un 10% en 2004, un 60% en 2005 y un 100% a partir de 2006), el 6% de cifra de negocio del grupo resultante, y optaría por el 5% del mercado farmacéutico mundial, 'algo que empieza a estar bien', según Dehecq. La operación de reestructuración costará 2.000 millones de euros antes de impuestos, según apuntó la dirección, que matizó que no puede asegurar la cuantía exacta hasta no disponer de más información.

Sanofi ofrece cinco acciones propias por cada seis de su rival, más 69 euros en efectivo. La compañía ofertante sostiene que eso supone valorar cada acción de Aventis en 60,43 euros si se toma como referencia la cotización media durante el mes anterior al 21 de enero. Si se toma el precio de cierre de Sanofi del viernes (57,75 euros), la contraprestación equivale a 59,625 euros.

Prima efectiva del 3,6%

A ese último precio, la oferta por los 801,96 millones de títulos de Aventis en circulación suma 47.816 millones de euros. Aventis puede emitir hasta 56 millones de acciones más para el ejercicio de opciones sobre acciones ya existentes que elevarían la cifra en 3.304 millones, pues a ellas también iría dirigida la oferta.

La contraprestación ofrecida supone una prima del 3,6% con respecto al cierre del viernes, aunque Sanofi se escuda en que los rumores de las últimas semanas habían acabado por contaminar la relación de precios de ambas acciones de modo que ya no era representativa. Sanofi recurre a la cotización media ponderada por volumen de contratación del mes anterior al 21 de enero para llegar a la conclusión de que ofrece una prima del 15,2%.

Además de la oferta mixta principal, Sanofi propone alternativamente un intercambio puro de 35 acciones propias por 34 de Aventis (valorado en 59,45 euros por acción antes de la sesión de ayer y en 56,05 tras ella) o una oferta en metálico de 60,43 euros, que es sin duda, hoy por hoy, la más atractiva. El problema es que Sanofi pone como límite el pago del 19% de las acciones de Aventis en metálico, mientras que el restante 81% se atenderá mediante un canje de acciones.

La cotización de ambas compañías quedó suspendida hasta las 15.00 horas de ayer. Tras reanudarse la cotización, Aventis acabó subiendo un 2,95%, hasta 59,25 euros. Los títulos de Sanofi descendieron hasta 54,5 euros, un 5,63%.

Aventis, en todo caso, considera demasiado baja la oferta por el grupo. Un factor que podría beneficiarle para defender su estatus independiente, una de las posibilidades que estarían estudiándose para frenar la oferta. Otra opción que la compañía podría estar considerando, según la prensa francesa, sería encontrar un aliado defensor. Novartis, Bristol-Myers Squibb o GSK figuran entre los posibles candidatos, pero el apoyo político a la fusión de las dos francesas dificulta otras alternativas.

En cuanto a las razones de la opa, su presidente se mostró muy claro: 'Componer un grupo capaz de afrontar el futuro de una forma duradera, lo que hoy no está nada claro', en una clara alusión a su actual rival, fragilizado, según los analistas, por su falta de inversiones en I+D.

El grupo francés dijo, además, ofrecer a su rival una posición importante en el mercado mundial con una cartera de productos farmacéuticos creciente, que se beneficiará de una posición dominante en campos terapéuticos en pleno crecimiento como los cardiovasculares, trombosis, cáncer, diabetes, sistema nervioso central, urología, medicina interna y vacunas humanas, especialidades de Sanofi.

Sanofi no quiso esconder los motivos que le han llevado a lanzar la operación ahora. El pacto de accionistas que une al grupo con Total, que posee un 24,4% de la empresa, y con L'Oréal, con un 19,5% , concluye el 2 de diciembre de este año. Si bien L'Oréal ya ha anunciado que mantendrá sus acciones, Total ya expresó en el mes de noviembre que no tenía 'vocación de continuar'. Una razón para inquietar al grupo, que podría enfrentarse a un eventual comprador, y a la industria francesa en su conjunto, que el año pasado ya fue testigo de la absorción del grupo de aluminio Alcan por el norteamericano Pechiney.

El argumento ha sido recogido por los sindicatos, si bien temen por el futuro de las más de 100.000 personas que ambos grupos emplean en el mundo, de las que unas 25.000 están en Francia.

La oferta fue aprobada unánimemente por el consejo en la noche del domingo y fue respaldada expresamente por L'Oréal y Total, los dos principales accionistas de Sanofi. Para L'Oréal, la dilución de su participación (del 20% al 10%, aproximadamente) en el nuevo grupo puede suponer que deje de consolidar sus beneficios. Quizá por ello los inversores castigaron ayer la cotización con una caída del 2%.

La fortuna de los laboratorios farmacéuticos depende de su capacidad de rentabilizar sus innovaciones durante un periodo de 10 años, antes de que sean públicos (mediante los llamados productos genéricos). Sanofi está a la espera de un proceso con el canadiense Apotex y con el indio Dr. Reddy, que persiguen comercializar en Estados Unidos la versión genérica del medicamento estrella de Sanofi contra la trombosis, Plavix, y una de las principales razones por las que el título del grupo francés viene siendo penalizado en Bolsa. De perder el juicio, la bajada automática en el precio de este medicamento perjudicaría al grupo, un impacto que podría contrarrestarse si se materializa la fusión con Aventis.

Si la fusión prospera, daría lugar al primer grupo farmacéutico por ventas en Europa y el tercero del mundo con unos 25.000 millones de cifra de negocio y una cartera en la que hay nueve productos cuyas ventas superan 500 millones de euros, respectivamente, con Plavix a la cabeza (el 41% de las ventas totales). La cartera de productos de ambos grupos se complementa y es fuerte en cinco de las siete principales categoría de fármacos, a saber: cardiovascular/trombosis (Plavix, Aprovel/Avapro, Lovenox y Delix), sistema nervioso central (Stilnox y Ambien), oncología (Taxotere y Eloxatin), diabetes (Lantus y Amaryl) y urología (Xatral, Xatral OD y Uroxatral).

El nuevo grupo tendría en torno a un 5% de la cuota de mercado mundial, con el tercer mayor presupuesto en I+D, con más de 4.000 millones de euros.

Fusiones en un mercado aún fragmentado

El mercado farmacéutico pasa por ser uno de los más competitivos atendiendo a los porcentajes de mercado que se reparten las principales compañías. La número uno mundial, Pfizer, apenas controla un 11%. Pero, a pesar de ser una industria fragmentada, en los últimos años las grandes fusiones van camino de modificar totalmente el sector. La última fiebre por las fusiones en farmacia tuvo lugar en 1999. Precisamente ese año nacía Aventis, de la fusión de Rhône-Poulenc con la alemana Hoechst, un acuerdo valorado entonces en 26.000 millones de dólares. Ese mismo año nacían algunas de las grandes multinacionales farmacéuticas que hoy conocemos: de la unión de la británica Zeneca con la sueca Astra surgió Astrazeneca, hoy la segunda farmacéutica europea; Pfizer lanzó una opa hostil sobre Warner-Lambert para crear la primera compañía del sector, un acuerdo que en 2000 se valoró en 114.000 millones de dólares, y el año pasado adquirió Pharmacia para consolidar su posición. A la vista de estos movimientos en 2000 las británicas Glaxo Wellcome y Smithkline Beecham dieron lugar a la que hoy es la segunda farmacéutica del mundo, GSK. En 2002 Amgen compró Immunex por 10.000 millones.

Las filiales españolas esperan instrucciones

Las divisiones de las dos farmacéuticas en España emplazaron ayer a los medios de comunicación a dirigirse a sus sedes centrales en Francia para conocer el impacto que la oferta lanzada pudiera tener en las filiales nacionales. Ambas habían rechazado con anterioridad que se estuvieran produciendo negociaciones. 'Oficialmente no hay nada', decían hace sólo nueve días.

Sanofi emplea en España a 1.075 personas. Tiene la sede en Barcelona y posee fábricas en Alcobendas (Madrid) y Riells (Gerona), además de un centro de distribución en San Agustín de Guadalix (Madrid). Cerca de medio centenar de profesionales están dedicados a la venta de medicamentos de la compañía. En 2002 vendió fármacos en España por valor de 342,8 millones. Los tratamientos contra la trombosis que vende son los más vendidos; la facturación de estos fármacos superó los 30 millones en 2002. Por áreas geográficas, la Comunidad Valenciana fue la que más medicamentos de Sanofi compró en 2002, suponiendo un 17% de las ventas.

La plantilla española de Aventis la componen 856 personas y en 2002 vendió fármacos de prescripción por 419 millones. En los dos últimos años ha destinado 28 millones de euros a investigación y desarrollo.

La compañía ha informado sobre sus planes de lanzar en España hasta 2006 dos nuevos fármacos al año. Oncología, diabetes y cardiovascular son los tres segmentos más importantes en los que trabaja Aventis. Su directora general, Belén Garijo, ha afirmado que Aventis España se encuentra entre las cinco divisiones europeas que más negocio generan a la matriz.