Viktor Khristenko

'No vamos a entrar en la OMC a cualquier precio'

Economista, de 47 años de edad, Viktor Borisovich Khristenko inició su la carrera política en 1990 en distintos cargos de la administración local de su región de origen, Chelyabinsk. En julio de 1999 es nombrado viceministro de finanzas y viceprimer ministro del Gobierno. El pasado viernes presidió en Madrid la reunión de la Comisión mixta hispano-rusa, junto al vicepresidente primero del Gobierno español, Rodrigo Rato. Previamente mantuvo un encuentro con representantes de las empresas españolas en el Consejo Superior de Cámaras de Comercio.

Pregunta. La economía rusa ha experimentado una sustancial recuperación bajo el Gobierno del presidente Putin. Sin embargo, los inversores extranjeros en general y los españoles en particular siguen denunciado las trabas administrativas y fiscales y la ineficacia del sistema bancario.

respuesta. La reforma del sector financiero es una de las prioridades del Ejecutivo para el año 2004. Somos conscientes de que el sistema financiero en Rusia no responde a las necesidades del capital comercial e industrial y las primeras leyes que vamos a promover después de las elecciones del 14 de marzo tendrán como objetivo su adecuación y modernización. La reforma administrativa es otra de las prioridades para este año y estará enfocada a minimizar la influencia de los funcionarios públicos en los negocios, asegurando la máxima transparencia y racionalidad.

'El acuerdo de promoción de inversiones con España se firmará en breve'

'Estamos decididos a minimizar la influencia de los funcionarios en los negocios'

P. Las negociaciones para el ingreso de su país en la Organización Mundial del Comercio (OMC), ¿son otra de las asignaturas pendientes para el nuevo curso?

r. Nosotros estamos decididos a acelerar las negociaciones pero no estamos dispuestos a ingresar en la OMC a cualquier precio, sino a un precio racional, similar al que han pagado otros países. Estamos en la recta final de las negociaciones pero nuestras relaciones comerciales con España están más influenciadas por las relación con la UE que por la OMC, y prueba de ello es que nuestros intercambios bilaterales han crecido hasta 3.500 millones de dólares en el último ejercicio.

P. ¿La comisión mixta hispano-rusa ha servido para eliminar los obstáculos al acuerdo pendiente de conversión de parte de la deuda rusa en inversiones privadas españolas?

r. Las negociaciones las están llevando directamente los Ministerios de Finanzas de los dos países. La última reunión fue hace dos semanas y durante ésta hemos afirmado la voluntad mutua para impulsar esas negociaciones y celebrar otro encuentro durante este año para tomar decisiones.

P. ¿La firma de un nuevo Acuerdo de Protección y Promoción Recíproca de Inversiones (Appri) más atractivo figura entre esas decisiones?

r. Sí. En la negociación del Appri apenas existen puntos de discrepancia y puedo asegurar que lo vamos a firmar en breve. Nuestra intención es potenciar al máximo las relaciones comerciales y para ello lo importante no es que abramos focos de luz, sino que la luz funcione siempre.

P. ¿Han abordado también los problemas para la importación de productos energéticos?

r. Para la importación de materias primas no hay problema, aunque sí tenemos uno, y grande, en la sincronización de los sistemas eléctricos europeo y ruso. Aparte de la energía hemos repasado la situación de inversiones emblemáticas como Campofrío, Chupa Chups, Kelme o Gallina Blanca; estamos impulsando proyectos de carácter industrial como la certificación de helicópteros, en los que España está muy interesada para la extinción de incendios forestales. También hemos abordado la participación de empresas españolas en la modernización de la industria naval de la Federación Rusa.

El 'milagro' económico y el Fondo de Estabilización

Khristenko explicó a los más de medio centenar de empresarios asistentes al encuentro de las Cámaras de Comercio los resultados económicos alcanzados por su país durante el año 2003, que, aseguró, 'han sido mejor de lo esperado e invitan al optimismo'.

De mantenerse los ritmos actuales, 'en poco menos de 10 años habremos duplicado la tasa de crecimiento del PIB, que este año ha sido del 7%', aseguró el vicepresidente de la Federación Rusa.

Para el ejercicio 2004 las previsiones del Gobierno ruso apuntan a una reducción de la tasa de inflación hasta el 10%, dos puntos menos que el año pasado, mantener el crecimiento de la economía en torno al 6% y reducir la deuda pública del 34% del PIB hasta el 29%. Cifras que, en opinión del presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España, José Manuel Fernández Norniella, permiten asegurar que la economía rusa 'ha superado el colapso cambiario y financiero que sufrió en 1998'.

Khristenko no eludió los riesgos que todavía afectan a la economía de su país como 'la excesiva dependencia del petróleo y gas, que aportan una cuarta parte de todos los ingresos de la Hacienda rusa, y la situación cambiante de la coyuntura económica internacional'.

No obstante, se mostró esperanzado por el crecimiento de la demanda interna y de las inversiones, que 'han sido, en gran medida, responsables del crecimiento tanto o más que los recursos energéticos', y anunció la creación de 'un Fondo de Estabilización que permita al Estado hacer frente a sus obligaciones minimizando de esta forma los riesgos de una situación económica mundial desfavorable'.