Medio ambiente

Vertido de un carguero portugués en Vizcaya

El carguero portugués Diana 1, que el pasado día 17 encalló y se hundió frente a la costa vizcaína, ha comenzado a derramar parte de las 45 toneladas gasóleo que tenía almacenadas como combustible. En el mar ha aparecido una mancha de forma alargada que fue detectada ayer por las autoridades.

Fuentes del Gobierno vasco explicaron que los técnicos no pudieron sumergirse ayer para comprobar el vertido debido a las condiciones meteorológicas. No obstante, sus previsiones apuntan a que el oleaje y la baja densidad del combustible hagan desaparecer los signos del vertido.

Cuando el buque se hundió, Salvamento Marítimo aseguró que el gasóleo que transportaba como carburante no entrañaba peligro de contaminación medioambiental.

El fuerte temporal provocó el hundimiento del barco, de más de 80 metros de eslora, matriculado en Madeira aunque propiedad de la naviera española Sicar.

Zierbena, la localidad vizcaína donde ha sido localizada la mancha de gasóleo, es conocida por su alto valor ambiental.

Los habitantes de la zona han manifestado su temor a que pueda repetirse una catástrofe de similares características a la que tuvo lugar en Galicia tras el hundimiento del Prestige.