Desempleo

Récord de paro en el mundo, 186 millones de personas

El desempleo mundial se incrementó en 2003 y afectó directamente a 185,9 millones de personas (6,2% de la fuerza laboral total), la cifra absoluta más alta de desempleo registrada hasta la fecha por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esto significa que el panorama laboral no mejoró como se esperaba pese a las señales de reactivación económica.

Así lo señala la OIT en su informe anual sobre las tendencias mundiales del empleo, presentado ayer en Ginebra, aunque el aumento del paro puede considerarse modesto con respecto a la cifra de 2002, que la OIT situó en 185,4 millones.

En el conjunto de países industrializados, el desempleo se mantuvo en niveles del 6,8%, con una 'evolución positiva en la Unión Europea a pesar de una tasa de crecimiento relativamente modesta del 1,5%'.

En Estados Unidos, el crecimiento de la economía no favoreció la creación de puestos de trabajo y el desempleo permaneció alto, rozando el 6%.

Por su parte, Japón parece haberse recuperado de una larga crisis, aunque todavía está lejos de regresar a la situación de inicios de la década pasada, en la que el desempleo se situaba por debajo del 3%. La OIT estima que una recuperación económica más acentuada, como la que comenzó a registrarse en el segundo semestre del año pasado, podría traducirse en mejores resultados en 2004, aunque el propio director general de la organización, Juan Somavia, advirtió de que 'es demasiado pronto para decir que lo peor ha pasado'.

La recuperación se tambalea

'Nuestra principal preocupación es que si la recuperación se tambalea, muchos países no podrán reducir la pobreza a la mitad para 2015, uno de los principales objetivos del milenio', agregó.

Aun así, el desempleo no es por lo único que hay que preocuparse, pues el trabajo informal o subempleo también aumentó, sobre todo en las regiones pobres, donde el producto nacional bruto creció muy poco.

Según los cálculos de la OIT, a finales de 2003 los trabajadores pobres que vivían con un dólar o menos al día era de 550 millones.

Esta situación se atribuye al lento repunte de la economía de países industrializados, a los conflictos armados que afectaron al turismo y a la neumonía asiática.