_
_
_
_
_
Precampaña

La Junta Electoral suspende la campaña de publicidad de Zaplana

La Junta Electoral Central respondió ayer mismo a la petición hecha por el PSOE e Izquierda Unida, y ordenó la suspensión inmediata de las campañas de publicidad lanzadas por el Ministerio de Trabajo para hacer balance de la gestión del departamento que dirige Eduardo Zaplana. Una ofensiva promocional que ha inundado los medios de comunicación en los últimos días y que, según estimaciones del sindicato UGT, cuenta con un presupuesto de 75 millones de euros.

Tanto el PSOE como IU habían solicitado ayer la suspensión 'inmediata' de la campaña de Trabajo sobre los autónomos, aduciendo que desde ayer, fecha de disolución de las Cortes, se ha entrado en periodo electoral y, por lo tanto, hay limitaciones para la promoción institucional.

Ambos partidos se quejaban también de la similitud en los mensajes de las campañas de publicidad del Ministerio con las del Partido Popular, dada la coincidencia de lemas como 'Más y mejores prestaciones' con el 'Más y Mejor' del PP. Para la oposición, hay una 'connivencia' y una utilización de recursos públicos en beneficio de una opción política.

En una reunión celebrada en el Congreso, la Junta Electoral Central admitió que las campañas de Trabajo 'no resultan imprescindibles para la salvaguarda del interés público o para el correcto desenvolvimiento de los servicios públicos'.

En su resolución, difundida por Europa Press, la Junta asegura que, al haberse iniciado el periodo electoral, 'la publicación y la realización de las campañas deberá suspenderse hasta la terminación del proceso electoral'.

El PSOE, IU y otras fuerzas de la oposición pidieron la semana pasada en la Diputación Permanente del Congreso la comparecencia extraordinaria del ministro Eduardo Zaplana para explicar la motivación de estas campañas de publicidad en vísperas de elecciones, pero la solicitud fue rechazada por el Partido Popular.

Montoro desacredita el plan del PSOE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, intentó ayer desacreditar el programa económico del PSOE lanzando duras críticas sobre el coste fiscal del mismo. Montoro cifró en cerca de 10.000 millones de euros el coste para las arcas del Estado de la reforma tributaria propuesta por el partido que lidera José Luis Rodríguez Zapatero.Según el ministro, de los 10.000 millones de euros, unos 3.170 millones corresponderían a la rebaja propuesta del tipo marginal del IRPF del 45% al 35%. El recorte del tipo general del impuesto de sociedades del 35% al 30% se llevaría otros 3.550 millones. La rebaja del IVA para alimentos se llevaría 2.550 millones más, a lo que habría que sumar otros 610 millones por los recortes en el IVA, en libros y discos.Todo ello sin contar con la 'caída de recaudación' derivada de otras medidas (como la elevación del mínimo vital en el IRPF), 'que no se puede cuantificar porque el PSOE no las ha concretado'. En su opinión, la reducción tributaria y el incremento de gasto en otras partidas ocasionaría un déficit público superior al 3% del PIB, lo que estancaría el crecimiento económico y el del empleo. La propuesta fiscal del PSOE es, a su juicio, 'injusta e inviable' porque beneficiaría a las rentas más altas y a las grandes empresas, al tiempo que mermaría la recaudación tributaria. 'Con esas propuestas resultaría materialmente imposible el compromiso de Zapatero de mantener un déficit cero durante su primer año de Gobierno', comentó Montoro a Efe, al mismo tiempo que se puso 'a disposición' del PP para encabezar la lista electoral por Jaén.La reacción del PSOE no se hizo esperar. Su secretario de política económica, Jordi Sevilla, consideró ayer 'disparatado' el cálculo de Montoro del coste del programa socialista y acusó al ministro de 'malversar fondos públicos' y el trabajo de funcionarios para evaluar el impacto de la propuesta socialista.

Más información

Archivado En

_
_