Móviles

Telefónica Móviles adjudica su red UMTS a Ericsson y a Siemens

La apuesta de Telefónica Móviles por la tercera generación de telefonía celular, conocida como UMTS, va muy en serio. Ayer dio una prueba más al anunciar la elección de dos suministradores con amplia experiencia nacional e internacional para que, primero, suministren la tecnología y, después, realicen el despliegue definitivo de su red móvil de banda ancha por toda la geografía española.

Se trata de la multinacional sueca Ericsson y de la alemana Siemens. El número de estaciones de radio que se comprometen a suministrar en los próximos tres años podrá ascender hasta 8.000 unidades. La inversión estimada alcanzará los 350 millones.

En los últimos tres años los cuatro operadores celulares españoles con licencia de UMTS, Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera, han desplegado la primera fase de sus respectivas redes de tercera generación con un total de 2.350 estaciones base instaladas en conjunto. El anuncio realizado ayer por Telefónica supone, por tanto y con mucha diferencia, el mayor pedido de equipos de red del llamado móvil del futuro que se ha realizado en España hasta la fecha.

TELEFÓNICA 2,83 0,68%

Experiencia

Telefónica acumula 30 años de experiencia en el mundo de la telefonía móvil. A lo largo de todo este tiempo, la primera de las multinacionales cuya elección se anunció ayer, Ericsson, se ha convertido en el común denominador entre los suministradores de sus equipos de red.

De las cinco infraestructuras celulares que ha montado la operadora en estas tres décadas, Ericsson ha participado en el suministro de cuatro de ellas.

El segundo seleccionado, Siemens, tiene una trayectoria completamente opuesta. Esta es la primera vez que consigue un contrato de envergadura con Telefónica Móviles.

Su elección como proveedor supone un éxito importante para Siemens España. Hace seis años, la multinacional alemana tenía una presencia meramente testimonial en el sector de las telecomunicaciones en España y en este tiempo la logrado convertirse en uno de los proveedores de referencia, tanto de Telefónica Móviles, como de Amena.

Para alcanzar un objetivo tan largamente buscado, Siemens ha realizado una oferta en el precio de los equipos de UMTS que, según fuentes del sector, resulta extremadamente ventajosa para Telefónica.

En el contrato anunciado ayer no se establece un compromiso cerrado de compra de estaciones base por parte del operador. Móviles irá adquiriendo la infraestructura según sus necesidades. Por el contrario, las dos multinacionales elegidas se comprometen a mantener una estabilidad durante los tres próximos años en los precios ofertados. Este compromiso incluye igualmente unos significativos descuentos por volumen.

A diferencia de los contratos firmados para el despliegue de la primera fase de UMTS, Ericsson y Siemens adquieren menores riesgos en los compromisos de financiación de los equipos vendidos. Los proveedores realizarán el despliegue de la red repartiéndose la geografía española a fin de minimizar los costes.

La apuesta de la empresa alemana por el contrato ha provocado una fuerte rebaja en el precio

Preparados para el otoño

Telefónica Móviles es la primera operadora en España en dar un paso irreversible para el lanzamiento del UMTS. Con el anuncio de ayer, a la vez, se convierte en una de las compañías pioneras de esta tecnología a nivel mundial. Todos los grandes del negocio celular -Vodafone, Deutsche Telekom, Orange- ultiman sus preparativos para lanzar los servicios de esta tecnología, la más deseada y la más temida, el próximo otoño.

En los preparativos para la puesta en el mercado de la tercera generación de móviles se mantiene la incógnita de los terminales. Las principales empresas fabricantes de móviles, Nokia, Siemens, Sony-Ericsson y Motorola, ya cuentan con aparatos de UMTS. Sin embargo, estos modelos no pueden considerarse todavía como plenamente comerciales. Su tamaño, demasiado grande para los estándares impuestos por la segunda generación celular, y la duración de la batería, son los principales problemas.

En España, la puesta en servicio de la tecnología de tercera generación viene también impuesta por los niveles de saturación que muestran las actuales redes de GSM. En los tres últimos años prácticamente se ha duplicado el número de usuarios del móvil, mientras que las inversiones en red se han frenado. La calidad del servicio se ha deteriorado, hasta tal punto que en el interior de los edificios es prácticamente imposible mantener una conversación a través del móvil.

El despliegue de las redes UMTS se enfrenta a una dificultad añadida con la gran oposición que existe en muchas ciudades españolas, y por parte de muchos ayuntamientos, a la instalación de nuevas antenas de móvil.

Tercera generación. Una red que se ha hecho esperar

Plan de inversión de 1000 millones hasta 2006

Telefónica Móviles, junto a la elección de sus suministradores, recordó ayer que prevé invertir en infraestructuras UMTS alrededor de 1.000 millones de euros hasta el ejercicio 2006. La instalación de 8.000 nuevas estaciones permitirá dar cobertura de tercera generación de móvil en la practica totalidad de territorio español. En los 1.000 millones se incluye, además de los equipos, la obra civil, el alquiler de emplazamientos, el desarrollo de servicios, etcétera.

Primer servicio de la tercera generación celular

El pasado 29 de octubre Telefónica Móviles España anunció el lanzamiento del primer servicio precomercial UMTS en España en un entorno real para lo que distribuyó en un grupo de grandes clientes en España 2.500 tarjetas PCMCIA de UMTS, que facilitan el acceso desde un PC portátil a los servicios de datos de Oficina Movistar UMTS (Internet, intranet y correo móvil), a velocidades de transmisión de 384 kbytes.

La operadora ya tiene 1.100 estaciones instaladas

Móviles, igual que su principal competidor, Vodafone, ya ha desplegado en los últimos tres años una infraestructura básica de UMTS en las principales ciudades. Teniendo como suministrador a Ericsson, Telefónica ha instalado en esta primera fase 1.100 estaciones. Vodafone, con tecnología de la canadiense Nortel, ha desplegado más de 1.000. Los otros dos operadores con licencia, Amena y Xfera, cuentan con 150 y 50 estaciones, respectivamente.

Las cifras

350 millones de euros que Móviles prevé gastar en tres años para adquirir equipos de red de UMTS.

8.000 Son los millones que Telefónica tiene previsto gastar en UMTS hasta el ejercicio 2006.

1.000 Es el número de nuevas estaciones base que prevé desplegar la operadora.