Pymes

Exact paga seis millones más de lo previsto por la compra de Dimoni

Exact Software ha tenido que pagar 6,5 millones de euros más de lo previsto inicialmente por la compra de la empresa valenciana Dimoni Software tras resolverse el laudo arbitral que enfrentaba a la empresa holandesa con el ex propietario de Dimoni, Juan José Trilles. Con todo, Exact ha conseguido que durante el proceso se rebajara la cantidad que pedía inicialmente Trilles, que ascendía a 17,71 millones, y que hubiera sobrepasado en 11,21 millones el precio estimado por las partes inicialmente, de 25 millones.

Tal y como informó Cinco Días en octubre de 2002, las dos partes se enfrascaron en una discusión por el precio final de la compañía. El problema estribaba en la parte variable, el 25% de los 25 millones, que se calculaba multiplicando por siete los beneficios que obtuviera Dimoni entre junio de 2000 y julio de 2001. Según Exact, los beneficios de ese plazo fueron hinchados artificialmente por Dimoni para incrementar la cantidad que debía cobrar Trilles, por lo que se inició un arbitraje que se ha alargado en el tiempo.

Según ha podido saber este periódico de fuentes conocedoras del proceso -las partes implicadas se amparan en una cláusula de confidencialidad-. Dimoni presentó unos beneficios de ese periodo de 2,53 millones de euros. Exact presentó al tribunal arbitral dos auditorías distintas, realizadas por Arthur Andersen y por PwC, que rebajaban los beneficios a 1,41 millones y 1,24 millones, respectivamente. Los árbitros pidieron una valoración a un perito independiente que fijó los beneficios en 1,7 millones. El laudo, sin embargo, no atiende a la cantidad fijada por su propio perito y lo incrementa a 1,79 millones. La decisión de los árbitros de fijar unos intereses de demora, a pesar de tratarse de un pago en especie, entre otros motivos, ha llevado a Exact a pedir en la Audiencia de Valencia la nulidad del laudo. Exact ha pagado de momento por Dimoni 13 millones de euros en acciones, más los 18,5 millones que le pagó en el primer plazo (entre acciones y metálico), que es lo que considera corresponde a Trilles según sus cuentas.

Las auditorías rebajaron los beneficios entre un 33% y un 51%

La polémica del precio de las acciones

El montante total del segundo plazo del pago de Exact a Juan José Trilles no ha sido el único debate. Otro de los puntos de polémica ha sido el precio de las acciones de Exact. Según el acuerdo de venta, el pago del segundo plazo, que se tenía que hacer todo en acciones, se realizaría con la base del precio del título de la compañía holandesa a fecha de 30 de junio, que era de 34 euros.

Sin embargo, Trilles pidió en la fase final del arbitraje que se tomase como referencia el precio de ese momento, cuando las acciones habían caído a unos 10 euros arrastradas por la crisis de las tecnológicas, lo que le permitía tener una mejor posición accionarial en la compañía holandesa. Exact ha optado por pagar la cantidad final de 13 millones en acciones valoradas en 34 euros.