Coyuntura

Los analistas creen que Trichet dejará los tipos en el 2% pese al vigor del euro

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, explicará hoy en rueda de prensa la decisión del consejo del banco, que, según los analistas, mantendrá los tipos de interés en su nivel más bajo en 50 años. Pero las miradas no están puestas en la decisión del BCE, sobre la que la mayoría coincide, sino sobre los comentarios que el presidente podría hacer sobre la evolución del euro, que casi a diario marca récord frente al dólar.

'Al menos deberíamos esperar que el BCE exprese alguna preocupación', dice Michael Klawitter, un analista de divisas de West LB, pero, añade que 'tendremos que ver un cambio hasta los 1,35 dólares antes de que se considere un recorte de los tipos de interés', agrega.

Hasta la fecha, el BCE no ha mostrado ninguna preocupación por la fortaleza del euro, que se ha llegado a cambiar esta semana a 128 dólares.

El vigor del euro podría dañar las exportaciones europeas y, en consecuencia, la recuperación económica.

Ayer se conoció que el sentimiento económico en la zona euro sufrió en diciembre su primer declive desde verano.

El indicador del sentimiento económico (ISE), publicado por la Comisión Europea ayer, se contrajo el mes pasado hasta 95,6, en la zona euro desde un revisado 96,0 de noviembre. Este índice refleja la actividad general en el área e incluye la industria, los servicios, la construcción y los consumidores.

El deterioro del sentimiento económico también se notó en el conjunto de la UE, donde sólo en Alemania y Luxemburgo mejoró. En Bélgica, Irlanda, Suecia y Reino Unido se mantuvo invariable.

En cuanto a la industria, en diciembre se produjo la primera caída de la confianza desde verano, aunque, como la Comisión recalca, aún 'se mantiene por encima de la media de los últimos 30 meses'. En la mayoría de los países de la zona euro se notó el descenso, pero Irlanda destacó por ser donde más se notó. Sólo Luxemburgo mostró una mejoría importante.

Fuera de la zona euro, Suecia y Reino Unido registraron un ligero repunte de la confianza, mientras que en Dinamarca calló considerablemente.

La evolución negativa de la industria se refleja en sus componentes. Las expectativas sobre producción se redujeron y el panorama de las de las existencias de productos terminados quedó más negativo.

Pero si por el lado empresarial ha aumentado la desconfianza en la recuperación de la economía europea, el sentimiento de los consumidores se mantuvo invariable, consolidando la mejora registrada en noviembre.

Este índice refleja una diferencia entre cómo ven su situación personal y la economía en general. Frente a esta última se muestran más optimistas. Las perspectivas de sus finanzas personales y sobre sus ahorros se han deteriorado, pero al mismo tiempo esperan que el mercado laboral mejore en general.

Preocupación en los bancos centrales

Algunos responsables de bancos centrales europeos también han mostrado recientemente en distintas ocasiones preocupación por la fuerte revalorización del euro.

El responsable del banco central holandés, Arnout Wellink, aseguró en diciembre que 'una revalorización tan rápida del euro puede amenazar seriamente la recuperación' en la Unión Europea.

En esta misma línea, Hans Reckers, miembro del consejo del Bundesbank, también ha dicho que la apreciación de la moneda única europea ha sido 'demasiado rápida', lo que debe despertar una mayor atención por parte de todos.

Precisamente, coincidiendo con la reunión del Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra mantendrá también hoy una de sus reuniones ordinarias en la que decidirá si modifica o mantiene los tipos de interés, que actualmente están fijados en el 3,75%.