Escándalo

Alemania e Italia investigarán si Deutsche Bank encubrió la crisis de Parmalat

El máximo órgano supervisor del sistema bancario alemán y la justicia italiana han iniciado una investigación en relación a la gestión de acciones y bonos de Parmalat que en su día llevó a cabo el Deutsche Bank. Ambos sospechan que la entidad ignoró deliberadamente las dificultades financieras del grupo agroalimentario antes de su quiebra para promover obligaciones entre los inversores mientras reducía su participación en el mismo.

Las autoridades alemanas de supervisión bancaria (BaFin) y la justicia italiana han abierto una investigación al Deutsche Bank en relación con la gestión de acciones y bonos del insolvente grupo alimentario italiano Parmalat. El conocido semanario Wirtschaftswoche, en un adelanto de su número de mañana, señaló hoy que una portavoz del BaFin ha confirmado que esta oficina quiere saber a quién vendió bonos de deuda de Parmalat el Deutsche y si sus analistas recomendaron las acciones del grupo.

El primer banco alemán emitió el pasado septiembre 350 millones de euros en deuda de Parmalat, que comercializó en fondos en Fráncfort con una aceptación que los analistas calificaron entonces de "pasable". Parte de esta emisión se quedó en el propio banco, mientras que otra parte fue a parar posiblemente a Italia, según fuentes del sector. Para la justicia italiana es también sospechosa la reducción de su participación en el gigante agroalimentario. El Deutsche poseía una participación del 5,1% en la casa matriz del grupo, que se hizo pública el pasado 24 de noviembre, y que redujo al 2,1% el pasado 19 de diciembre, según datos del regulador del mercado italiano, la Consob. Desde entonces, el grupo ha vuelto a reducir su participación hasta el 1,5%. Los magistrados milaneses que instruyen el caso han solicitado explicaciones por esta desinversión a la entidad, especialmente sobre si ésta supone que disponía de información sobre la verdadera situación de Parmalat y la inminencia del colapso.

Tonna sigue declarando

Por otra parte, el ex director financiero de Parmalat Fausto Tonna fue interrogado hoy por tercer día consecutivo en la Fiscalía de Parma. En el interrogatorio de 12 horas mantenido ayer con los fiscales, Tonna involucró a los grandes bancos en el escándalo financiero y ofreció datos que podrían servir para recuperar parte de los fondos, según afirma hoy la prensa italiana. Entre los bancos citados por Tonna destacan los italianos Capitalia, Banca Intesa, SanPaolo Imi, Unicredito, MPS, BNL; así como los extranjeros Bank of America, JP Morgan, Chase Manhattan, UBS y el investigado Deutsche Bank.

Tonna también indicó ayer que había órdenes para sacar los fondos de todas las empresas del grupo Parmalat y traspasarlas a las cuentas de la familia de Calisto Tanzi, el fundador del grupo, que también se encuentra detenido en el marco del escándalo.

Más frentes legales abiertos

Pocas semanas después de que saliera a la luz el agujero contable de 10.000 millones en las cuentas de Parmalat, uno de los mayores escándalos financieros de los últimos años, inversores europeos y estadounidenses, tanto institucionales como minoritarios agrupados en asociaciones, han decidido buscar a los responsables del fraude y pedir una compensación por las pérdidas sufridas.

En Estados Unidos, fondo Southern Alaska Carpenters presentó una demanda contra Calisto Tanzi, fundador de Parmalat; Fausto Tonna, ex director financiero; las auditoras Deloitte Touche Tohmatsu y Grant Thornton, Citigroup y firma de abogados Zini Associates, por cooperar con Tanzi y Tonna para falsificar las cuentas y engañar a los inversores, por lo que exige una compensación no definida. Es la primera demanda conocida que acusa a otros responsables además de Parmalat. Según el Financial Times, los investigadores de Milán intentan averiguar el papel de Citigroup y Bank of America en la red de empresas de Parmalat. El diario asegura que Citigroup participó en la creación de una empresa en el extranjerode Parmalat y Bank of America intermedió en la venta del 18% de la filial brasileña a dos sociedades.

En Italia, una asociación de consumidores, Confconsumatori, se sumó a los procesos legales abiertos contra Parmalat para intentar recuperar parte del dinero perdido por los inversores tras el colapso del grupo de alimentación. Esta asociación iniciará acciones también contra los bancos que colocaron títulos de Parmalat. Por su parte, otra asociación de defensa del inversor dijo que estudia reunir a accionistas afectados para reclamar indemnizaciones. Hace unas semanas, otro grupo de accionistas institucionales europeos, Deminor, dijo que estudia emprender acciones legales.

La SEC amplía su demanda

Por su parte, la comisión de valores de EE UU (la SEC) ampliará la demanda sobre Parmalat por inducir a los inversores a comprar bonos. Inicialmente, la demanda se centraba en la emisión de títulos por 100 millones, pero ahora se extenderá hasta1.200 millones de euros. Con esta medida, la SEC busca imponer multas mayores al grupo de alimentación. Además, el supervisor investiga el papel de los bancos colocadores, Bank of America y Deutsche Bank.